Colombia: se selló la paz tras 52 años de guerra

130

En un auditorio abarrotado de gente y lleno de emoción, comenzó la histórica firma de la paz en Cartagena de Indias, este lunes 26 de septiembre. Desde horas de la mañana un impresionante despliegue de seguridad y logística se había tomado la Heroica. Más de 2.500 invitados presenciaron en el Centro de Convenciones de Cartagena, uno de los momentos de quiebre histórico más importantes del país en décadas: el fin de la guerra con el principal grupo insurgente colombiano, las Farc.

La ceremonia comenzó saludando a cada uno de los invitados internacionales. Luego, se hizo un minuto de silencio por los más de 8 millones de víctimas que ha dejado más de medio siglo de conflicto armado.

La firma se dio sobre las 5:30 p.m. Primero lo hizo Rodrigo Londoño, máximo jefe de las Farc, y después el presidente Juan Manuel Santos, quien le entregó al comandante guerrillero el pin de la paloma de la paz que llevaba en su guayabera. Londoño la aceptó, musitó algunas palabras, y se la prendió a su camisa.

Las cantadoras de Bojayá, un pueblo que sufrió como ningún otro los horrores de la guerra, comenzaron la ceremonia. Sus voces pusieron un tinte de emotividad al momento. Todas fueron vestidas de blanco y entonaron melodías típicas del Pacífico chocoano frente a los miles de asistentes a la ceremonia al aire libre.

El acuerdo de paz deberá ser refrendado por el pueblo colombiano en un plebiscito convocado para el 2 de octubre.

El secretario de la ONU, Ban Ki-moon, fue el primero en intervenir tras la firma de la paz. “Continuaremos ofreciendo nuestro apoyo para resolver los temas de derechos humanos que aún persisten”, aseveró.

Agradeció a Cuba y Noruega por su trabajo como países garantes, así como a Venezuela y Chile por acompañar los diálogos. “Viva la paz, viva Colombia en paz”, celebró Ban Ki-moon.

El comandante de las Farc, Rodrigo Londoño, conocido como Timoleón Jiménez Timochenko, aseguró que con la firma del acuerdo final “abrimos un espacio para que las nuevas generaciones vivan en paz”.

Aseguró que “el tratado de paz aspira a sellar para siempre la vía de las armas”.

En nombre de las Farc, Timoléon Jiménez ofreció perdón “a todas las víctimas del conflicto por todo el dolor que hayamos podido causar en esta guerra”.

Por su parte, el mandatario Juan Manuel Santos indicó que la ciudad de Cartagena de Indias será recordada como el lugar donde se firmó la paz de Colombia.

Ratificó que el acuerdo firmado “es una declaración del pueblo colombiano ante el mundo de que nos cansamos de la guerra, de que decimos no más guerra”.

“Les doy a las FARC-EP la bienvenida a la democracia, cambiar las balas por los votos”, manifestó Santos. Las partes concluyeron en agosto pasado una negociación de más de cuatro años llevada a cabo en Cuba para poner fin a la guerra de 52 años, que ha dejado 220 mil muertos y millones de desplazados.

Tras la firma, se cumplirá con un cronograma preciso para la dejación de todas las armas en 180 días, las cuales se entregarán a la Organización de las Naciones Unidas.

El 24 de agosto de 2016, el Gobierno de Santos y las Farc anunciaron el acuerdo final de paz. El documento pasó a manos del Congreso de Colombia el pasado jueves 25 de agosto.