“En la convergencia no podemos marchar por caminos separados”: Clara López

Por Heryk Farfán / El Nuevo Día de Ibagué

La exministra de Trabajo y aspirante a la Presidencia, Clara López, estuvo en el Tolima para unir ‘fuerzas’, las cuales denominó ‘convergencia’ con miras a las elecciones presidenciales.

Además aprovechó para hablar del proceso de paz, los paros nacionales, las alianzas con coaliciones de izquierda, y hasta su salida del gabinete Santos.

EL NUEVO DÍA: Exministra cuéntenos el motivo de su visita al Tolima

Clara López Obregón: Desde que salí del Ministerio tomé la determinación de visitar todas las regiones de Colombia con el espíritu de escuchar qué está en el corazón y la mente de las gentes, y encontrar ese hilo conductor que nos pueda llevar a construir colectivamente una visión compartida de Nación. He tomado también la determinación de enfrentar la coyuntura, con el optimismo que surge de haber conquistado la solución política negociada del conflicto armado.

E.N.D.: De usted se habla para dar continuidad en la Presidencia a los acuerdos de paz, pero se dice lo mismo de Humberto de la Calle ¿cómo se va a unificar ese sentimiento?

C.L.O.: La paz es un valor que ningún pueblo se debe dejar arrebatar, me parece inoportuno decir que es momento de pasar la página y hablar de otra cosa, porque la paz es muy precaria, es más, nos falta todavía el ELN, y pienso que también se deberá dialogar con los herederos del paramilitarismo.

Pero después nos queda el reto de construir la paz que requiere del concurso de todas y todos; y no es que sea una bandera mía o del doctor Humberto de la Calle, es una bandera de la humanidad, que en esta coyuntura es la bandera de Colombia.

E.N.D.: Se dice que ha estado en diálogos con la coalición de Jorge Robledo, Claudia López y Sergio Fajardo, ¿cómo avanza esto?

C.L.O.: La convergencia en esta etapa, a mi criterio no es una opción, sino una necesidad y por ellos he venido promoviendo y diciendo que estoy en el mayor espíritu de participar y contribuir con todos los demás a generar una convergencia de amplio espectro, que tenga entre sus finalidades, el cumplimiento de los acuerdos de paz, su implementación fiel y completa.

Hay que pagar la deuda social acumulada durante 50 años de conflicto, lo que hoy tiene convulsionada a la nación, un caso paradigmático es el Pacífico colombiano, que pasaron dos generaciones y todo sigue igual. Y en tercer lugar, erradicar la corrupción y profundizar la democracia en nuestro país, y otros temas para consolidar la paz y el cambio en nuestro país

Creo que aquí no es paz o corrupción, paz o reformas sociales, para mí es paz y cambio, y creo que en ese camino nos vamos a encontrar no solo los sectores alternativos de la llamada izquierda, sino todos los que hemos defendido la paz, porque sin lugar a dudas la contra parte está fuerte, se está fortaleciendo, y ellos se unen más fácil, entonces el llamado es a que nos unamos todos los que creemos en la paz y el cambio en Colombia.

E.N.D.: ¿Pero se van a reunir los cuatro para elegir un sólo candidato presidencial?

C.L.O.: Pienso que los tres o los cuatro es insuficiente, el espectro tiene que ampliarse y tenemos que convenir entre todos un mecanismo que nos garantice tener una candidatura única, porque de eso se trata la convergencia, de elegir una coalición de gobierno que transforme a Colombia, y para ello no podemos marchar por caminos separados, tenemos que encontrar el camino que nos lleve a las elecciones fortalecidos, y con lo que estoy convencida, la voluntad de ganar y cambiar a Colombia.

E.N.D.: ¿Esto pese a las diferencias con el doctor Jorge Robledo y las directivas del Polo?

C.L.O.: Vengo de una estirpe Liberal, mi maestro fue Alfonso Palacio Rudas quien tenía dos virtudes, no tragaba entero y era el hombre más respetuoso y tolerante que conozco, nunca le escuché un veto en su boca, y desde luego yo no tengo ninguno.

Los paros

E.N.D.: ¿Qué impresión le generan los paros que se han generado en el país?

C.L.O.: Es una etapa de apertura en Colombia, la paz política negociada no solo ha traído tranquilidad y reducción en indices de la violencia, sino que ha quitado el miedo a la gente y ahora se atreve a salir a la calle a protestar sin temer por su vida, aunque tenemos que alertar, denunciar y seguir insistiendo que los asesinatos a defensores de restitución de tierras, en mi criterio no son casos aislados, se ve sistematicidad y el Gobierno tiene que actuar.

El diálogo social es el instrumento por excelencia para superar la confrontación, pero el diálogo social también tiene reglas y requisitos, no solamente sentarse alrededor de una mesa es con el ánimo de buscar acuerdos, a veces uno percibe que ese ánimo no está interiorizado por parte de algunos de los negociadores, de parte y parte.

Me trae a colación la negociación con el salario mínimo, me sorprendió que de una generosa oferta del Presidente de 7.7 por ciento, las centrales no lo hubiesen aceptado, y me sorprendió aún más cuando veo que esas mismas centrales en la negociación de los estatales, han aceptado un aumento por debajo del salario mínimo que concretamos en 7 por ciento y que se expidió por decreto, entonces no es solo sentarse a hablar y botar corriente, es sentarse con el ánimo de negociar y llegar a acuerdos.

E.N.D.: Hay quienes dicen que usted abandonó el barco cuando más la necesitaban, y que prácticamente dejó botados a los trabajadores.

C.L.O.: Cada quien interpreta los sucesos según su propio interés, me imagino que eso lo dicen mis detractores, no mis amigos, yo tuve un largo espacio de debate interno, con amigos, y familia si salía o no a la campaña presidencial, y tomé la decisión de ir a campaña, lo que implicaba renunciar al Ministerio, eso no es dejar el barco, sino pasar de un barco a otro.

El principal compromiso durante mi vida y no solo en esta etapa ha sido la paz, y pienso que en esta particular coyuntura puedo contribuir más a la consecución de esa paz duradera y estable, que no es la firma de los acuerdos, son los próximos 10 o 15 años; y salir a contribuir a una gran convergencia que sea capaz de elegir a un Gobierno de coalición comprometido con el cumplimiento de los acuerdos, la democratización del país, y con los cambios sociales que se requieren.

E.N.D.: La mala imagen del presidente Santos y más con estos paros ¿no afectarían también su imagen?

C.L.O.: Por ahora las encuestas muestran lo contrario, en reconocidas y respetadas encuestas siempre aparezco en los primeros lugares de imagen favorable, creo que la gente distingue las posiciones políticas, fui al Ministerio en función de avanzar en la causa de la paz, y tuve el privilegio de llegar a un lugar donde además pude avanzar la causa de los trabajadores.

Debo resaltar haber sacado adelante la propuesta parlamentaria de la prima de servicio para los trabajadores y empleadas domésticas, lo propio en la sanción de la ley que aumentó la licencia de maternidad de 14 a 18 semanas, y tal vez el principal logro, el haber puesto el dedo en la llaga sobre la tercerización ilegal en nuestro país, ahí logré establecer una interpretación vía resolución conforme al artículo 53 de la Constitución.

La paz

E.N.D.: ¿Hasta el momento cómo ve la implementación de los acuerdos con las Farc?

C.L.O.: Lo principal es la voluntad política tanto del Gobierno como de los guerrilleros que se reflejó en la firma de los acuerdos, en la refrendación por parte del Congreso de la República convirtiéndolos en acuerdos de Estado, y en su implementación habiendo todas las dificultades y tropiezos que se derivan de un proceso tan complejo.

Veo que el proceso avanza, claro que hubo problemas logísticos, ha habido muchas incomprensiones, mucha lentitud, como en la contusión de las amnistías y los indultos, y el tratamiento de cesación de la acción penal para los miembros de la fuerza pública, pero son casos no de incumplimiento, sino de ineficiencia, tenemos que luchar para que prime la eficiencia pero no confundir, aquí lo que ha habido es una voluntad de cumplimiento que la ha constatado la ONU en todo su esplendor.

E.N.D.: Hace unos días fue polémico el ingreso de guerrilleros al Congreso para hacerle a usted un reconocimiento ¿cómo vio esa situación?

C.L.O.: Una polémica desafortunada, cuando a uno le hacen un reconocimiento, primero no presenta la lista de quienes le van a hacer el reconocimiento, pero más allá de la formalidad del ingreso, y de si fallaron o no quienes hacen el control de entrada en la puerta del Congreso, no soy partidaria ni me voy a prestar para que le hagan un ‘apartheid’ político, social o económico a las Farc.

Este es un grupo de excombatientes que está en pleno proceso de dejación de armas e ingreso a la legalidad, y me parece que la actitud no puede ser discriminarlos, sino que la sociedad debe abrirles los espacios de la democracia, para que ellos entiendan que dejaron voluntariamente las armas y la sociedad los acoge.

El mensaje

E.N.D.: ¿Cuál es el mensaje para los tolimenses que no respaldan el proceso de paz?

C.L.O.: Tenemos que abrir nuestras mentes y nuestros corazones, el rencor carcome y el odio destruye, tengo la enorme bendición de ser creyente, y encuentro en las enseñanzas del Evangelio la palabra perdón, y pienso que no solo es bueno perdonar a los demás, uno también tiene que pedir perdón para uno mismo, porque quiero ver cuántos de los que hoy señalan a los demás tienen las manos limpias para hacerlo.

Abrir la barra de herramientas