En peligro transición a la paz en Colombia

Por Adam Isacson / New York Times 

Washington. — La transición de una nación del conflicto a la paz es algo que celebrar, pero también es un proceso incierto que requiere diligencia y compromiso. En Colombia, donde un acuerdo de noviembre de 2016 terminó 52 años de conflicto sangriento interno, aumenta el estrés.

Está afectando la idea de acabar con la guerra interna a través de negociaciones. Un diplomático europeo recientemente me dijo: “grupos de insurgentes en las guerras civiles están viendo a Colombia para ver qué pasa, si el Gobierno cumple sus promesas”. En una reunión reciente, un alto funcionario militar de Estados Unidos escuchó inquietudes de algunos colegas y me dijo, exasperado, “¿puede dar un ejemplo de un proceso de paz que haya funcionado realmente?”

Colombia debe ser uno. El año pasado, el grupo guerrillero de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, o FARC, entregó sus armas a una misión de las Naciones Unidas, poniendo fin a una guerra que mató a unas 260.000 personas. Siete mil combatientes de las FARC se establecieron en 26 “Espacios temporales de formación y reincorporación,” zonas tamaño- ubicadas alrededor del país. Allí permanecieron unos seis meses hasta agosto pasado, cuando quedaron libres para salir. A ellos se sumaron dos mil ochocientos de las “milicias urbanas” y más de 3.000 guerrilleros fueron liberados de la prisión.

Las FARC se convirtieron en un partido político llamado la Fuerza Revolucionaria Alternativa del Común. Vastas áreas del país se convirtieron en lo suficientemente seguras para poder ser visitadas y la tasa de homicidios se desplomó a su nivel más bajo en 42 años. Después de 40 años de actividades financiadas por Estados Unidos para el control policial de áreas con sembradíos cocaleros y la aspersión con herbicidas para destruir cultivos de coca así como la pérdida de muchas vidas a la violencia del narcotráfico, llegó a ser posible hablar de una solución permanente a la producción ilícita de cocaína, que avivó la violencia y el conflicto y que es una prioridad para Washington.

Sin embargo, el acuerdo de paz con las FARC tenía sólo tibio apoyo en casa, a pesar de que el presidente Juan Manuel Santos ganó el Premio Nobel 2016 para negociar. La guerrilla era impopular después de años de desafío militante, masacres, secuestros, minas antipersonales y el reclutamiento de niños. El acuerdo del Sr. Santos fue rechazado en un referéndum de octubre de 2016, forzando a una renegociación apresurada.

El impulso para implementar el acuerdo nunca se recuperó. Cojeaba de la puerta de salida como un corredor con un esguince de tobillo. La legislatura no pudo aprobar varias leyes necesarias para mantener las promesas hechas en el acuerdo. Ex guerrilleros languidecían en campamentos de desmovilización rural, muchos de los cuales el gobierno nunca terminó de construir. En las elecciones legislativas de marzo de 2018, la Fuerza Revolucionaria Alternativa del Común se estrelló con la realidad: sus candidatos obtuvieron un apenas el 0,3 por ciento de la votación nacional. Los ex insurgentes enfrentan la posibilidad de derrota aún más si, como las encuestas indican que podría suceder, un opositor del acuerdo de paz, Iván Duque, candidato del partido de la derecha Centro Democrático, gana las elecciones presidenciales de Colombia el próximo 27 de mayo.

La incertidumbre cae pesadamente sobre los cerca de 13.000 ex combatientes de las FARC, la mayor parte de ellos pertenecientes a la tropa, muchos reclutados a una edad muy joven. Su habilidad principal es la guerra, y muchos tienen contactos en el mundo criminal de Colombia. Sin ayuda, podrían deslizarse hacia la violencia y hacer ingobernable gran parte del país. Una Colombia ingobernable sería un desastre para los intereses de Estados Unidos, porque un aliado inestable — el tercer país más poblado de América Latina – podría producir más cocaína, asustar a los inversionistas y exportar más la delincuencia organizada.

Esto es evitable. Los expertos en desarme, desmovilización y reintegración nos dicen cómo prevenirla. Un ex combatiente necesita una renta básica. Él o ella necesitan formación profesional — a veces sólo alfabetización — o ayuda para iniciar un negocio. Apoyo psicológico para lidiar con el trauma, para reconciliarse con las víctimas o para aprender a estar en desacuerdo sin pelear. Los ex combatientes necesitan alguien mirándolos, especialmente si pueden ganar más como delincuentes.

Alarmantemente poco de esto está ocurriendo en Colombia. Los ex guerrilleros reciben un estipendio durante dos años de $220 por mes y poco más. Menos de 200 se han formado como guardaespaldas y son ahora quienes protegen a ex líderes de las FARC. Algunos han recibido unos meses de educación básica, y otros tiene unos días de formación profesional o la posibilidad de participar en proyectos agrícolas ninguno de los cuales ha comenzado.

Debido a lo que la Misión de Verificación de las Naciones Unidas en Colombia llama “creciente frustración con la falta de oportunidades”, la mayoría ex guerrilleros han dejado las 26 zonas de desmovilización. 8 mil estaban allí en mayo pasado, pero en noviembre, quizás había 3.600. Hay menos hoy, y no es trabajo de nadie sabe dónde están el resto.

Entre 1000 y 1500 (incluyendo algunos nuevos reclutas) han regresado a la selva como grupos “disidentes”. Una vez más a enriquecerse de la cocaína, la minería ilegal y extorsión, intimidando a la población y atacando a las fuerzas de seguridad.

Las FARC comparten parte de la culpa. Expresaban que deseaban una “reintegración colectiva” para mantener sus cuadros juntos en las zonas rurales, pero sus líderes no eran claros sobre cómo querían que este modelo funcionara, y el gobierno no lo quería en absoluto. El sesenta por ciento de los ex FARC dicen que quieren ser agricultores. Ahora las FARC pide 67 parcelas alrededor el país, que abarcan 5.000 hectáreas (12.400 acres).

El costo de la reintegración no debería ser un obstáculo. Ya sea de tierra, entrenamiento u ocupación, la reincorporación de un ex combatiente costaría el equivalente de cuatro veces el PIB per cápita de Colombia o unos $25.000 por año. Multiplicado por 13.000 guerrilleros, serían $ 325 millones por año. Es menos de 0.4 por ciento del presupuesto de gobierno nacional de Colombia para 2018.

Pueden ayudar los donantes extranjeros. Pero como se está interpretando la ley actual, el gobierno de Estados Unidos no puede comprar siquiera una taza de café para un ex miembro de las FARC, porque la Fuerza Revolucionaria Alternativa del Común, el partido político que surgió de las FARC, está en la lista de organizaciones terroristas del Departamento de Estado. Cualquier ayuda, incluso para la reintegración, se interpreta como “apoyo material a los terroristas” bajo la ley de Estados Unidos.

Sacar un grupo de la lista de organizaciones terroristas es un proceso lento, y las FARC permanecerán en él durante un tiempo prolongado. La pregunta es si la prestación de “apoyo material” debe aplicar a todos los ex-combatientes individuales. Si alguien con habilidades para la guerra quiere dejarla atrás y resiste a la tentación de la delincuencia, está en el interés de los Estados Unidos ayudarle a hacerlo. Estados Unidos debe ser capaz de ayudar a ex guerrilleros que no son líderes, buscados por la justicia estadounidense, ni a la espera de juicio por crímenes de guerra y que razonablemente cree que han abandonado la violencia. Al menos 7.000 personas cumplen estos criterios y necesitan atención. Pero el número se reduce cada día, a medida que los ex guerrilleros abandonan el proceso para fundirse en el campo.

Los procesos de paz son frágiles, pero pueden funcionar y funcionan. Los acuerdos negociados ahorran años de derramamiento de sangre y son un esfuerzo honorable. La experiencia ofrece lecciones ricas para reintegrar a ex combatientes. Colombia y sus amigos deben prestar atención a estas lecciones y desmentir a los escépticos.

Adam Isacson es el director de supervisión de la Oficina de Washington sobre América Latina WOLA.

Abrir la barra de herramientas