Evo, habilitado para la reelección presidencial en Bolivia

Página/12

El presidente boliviano Evo Morales recibió este 28 de noviembre el visto bueno del Tribunal Constitucional para postularse a un cuarto mandato consecutivo, por lo que podrá candidatearse en 2019. Esa opción había sido rechazada en un referéndum el año pasado, pero el oficialismo apeló a la justicia para que habilite la reelección.

El Tribunal Constitucional (TC) de Bolivia adoptó por unanimidad el fallo que habilita al presidente Evo Morales a presentarse como candidato en 2019 y aspirar a un cuarto mandato. El fallo consideró que el derecho humano a participar libremente en las elecciones prevalece por sobre las limitaciones de la Constitución.

La Carta Magna boliviana, que el propio Morales suscribió en 2009, sólo permite a las autoridades una reelección consecutiva. No obstante, según explicó el presidente del TC, Macario Lahor Cortez, la Convención Americana sobre los Derechos Humanos tiene mayor peso que las normas constitucionales. Explicó que la resolución “está habilitando a esas personas (autoridades) a postularse, porque definitivamente el que elige es el pueblo boliviano”.

El fallo del máximo tribunal beneficia al presidente, vicepresidente, 154 legisladores, 9 gobernadores, 339 alcaldes y 3500 concejales y consejeros, que podrán aspirar a renovar sus cargos. El gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS) había presentado en septiembre pasado el recurso ante el TC para que declare inaplicables los artículos de la Constitución que limitaban la reelección.

Morales comenzó a gobernar en 2006 y en 2009 impulsó una reforma a la Constitución en la que quedó establecido que un presidente sólo podía tener dos períodos consecutivos. Sin embargo, para habilitar su postulación para 2010-2015, pidió al TC que interprete la ley, con el fin de que ese período sea considerado el primero bajo una nueva Carta Magna.

Pese a su alta popularidad, en febrero del año pasado el mandatario perdió su primera elección en diez años: un referendo en el que buscaba reformar la Constitución y habilitarse para postular al período 2020-2025. Tras una campaña plagada de operaciones –incluida una que intentó adjudicarle al presidente un hijo no reconocido-, el 53,1 por ciento de los bolivianos votó en contra de habilitar una nueva reelección presidencial.

Ahora Morales tiene el camino libre para ir por un cuarto mandato, mientras la oposición denunció que se está violentando la ley. El líder opositor Samuel Doria Medina comparó la situación de Bolivia con la de Venezuela y a Morales con el presidente Nicolás Maduro. “Están en el mismo camino, solo les interesa eternizarse en el poder, no les importa si destruyen sus países, son los golpistas de hoy”, afirmó en Twitter. En la misma línea, el expresidente Jorge Quiroga (2001-2002) llamó “sicarios serviles de Evo Morales” a los magistrados del TC y planteó que “el Sistema Interamericano de Derechos Humanos no va a permitir” que se sostenga el fallo.

También se expresó en contra de la decisión el titular de la Central Obrera Boliviana (COB), Guido Mitna, que se encuentra distanciado de Morales. “Se está pisoteando la Constitución, es una grave traición (…) Lo vamos a ver en las urnas”, dijo el gremialista.

Por su parte, el oficialismo celebró el fallo del Tribunal Constitucional como “una muy buena señal para profundizar en la democracia en el país”. Así lo expresó el dirigente sindical José Domingo Vázquez, ante los primeros seguidores de Morales que acudieron a mostrar su alegría en La Paz frente a la sede de la Presidencia de Bolivia.

Vázquez, que habló ante los medios en representación de la Coordinadora Nacional por el Cambio (Conalcam), elogió que el fallo del Tribunal Constitucional haya sido unánime. “Nos sentimos muy alegres, representamos a la sociedad civil”, enfatizó el representante de la Conalcam, que agrupa a sindicatos de obreros, campesinos, indígenas y cocaleros afines al mandatario.

Abrir la barra de herramientas