Heredero de dictador Stroesnner llega al poder: el ultraconservador Mario Abdo Benítez es el nuevo presidente de Paraguay

Agencias

Por menos de 4% de diferencia de votos, el hijo de quien fuera mano derecha del dictador Alfredo Stroessner (1954-1989), Mario Abdo Benítez, candidato del oficialista Partido Colorado, ganó este domingo 22 de abril las elecciones y es el nuevo presidente electo del Paraguay.

El nuevo presidente de Paraguay, “Marito” Abdo Benítez, tiene 46 años y nació en Asunción el 10 de noviembre de 1971. Hijo de Mario Abdo Benítez, exsecretario privado del extinto dictador Alfredo Stroessner y de Ruth “Manon” Benítez Perrier, sobrina del influyente militar estronista Rodolfo Perrier.

El candidato del oficialismo se impuso por un margen más estrecho del que anticipaban las encuestas al quedarse con un 46 por ciento de los votos contra el 42 de Efraín Alegre.

El nuevo mandatario es un declarado enemigo de las políticas de género, el matrimonio igualitario y la legalización del aborto.

Los paraguayos votaron por la continuidad del tradicional Partido Colorado en el poder y desestimaron el cambio que proponía la alianza entre los liberales y el Frente Guazú que encabezaba Efraín Alegre.

Con más del 90 por ciento de las mesas escrutadas, Abdo Benítez se impuso con el 46,56 por ciento de los votos contra el 42,70 por ciento que consiguió Alegre. Como en Paraguay no hay segunda vuelta electoral, Abdo Benítez se convertirá en el sucesor del presidente Horacio Cartes, también del Partido Colorado.

Más de 4 millones de paraguayos acudieron a las urnas para elegir al nuevo presidente, vicepresidente, 45 senadores, 80 diputados, 17 gobernadores y la misma cantidad de juntas departamentales. También eligieron a 18 legisladores al Parlamento del Mercado Común del Sur (Mercosur).

La oposición reeditó para estas elecciones una alianza entre el liberal Efraín Alegre a la cabeza del frente Ganar, secundado por el centroizquierdista Leo Rubín, del Frente Guasú, como candidato a vicepresidente. Esa unión esta vez no alcanzó para derrotar a la aceitada maquinaria electoral de los colorados.

Un ultraconservador “puro”

Abdo Benítez, considerado un ultraderechista “pura sangre”, sucederá a su copartidario, el empresario Horacio Cartes, el outsider que permitió la vuelta al poder del tradicional Partido Colorado.

Meses atrás los dos tuvieron fuertes diferencias generando un agrio enfrentamiento entre ambos, cuando Abdo Benítez, en su calidad de senador encabezó un grupo de legisladores “disidentes” que frenaron el proyecto de reelección impulsado por el actual mandatario.

Sin embargo, tras la victoria de “Marito” en las internas de diciembre de 2017 sobre el delfín de Cartes, el exministro de Hacienda, Santiago Peña, ambos impulsaron un acercamiento para mostrar un Partido Colorado sin fisuras en busca de retener el poder. Además, ratificaron sus coincidencias en defensa de la “familia tradicional”, contra las políticas de género, el matrimonio igualitario y la despenalización del aborto.

Combina la actividad de empresario con la política

“No puedo dejar de recordar a mi padre, que fue un gran colorado”, dijo al celebrar su triunfo el nuevo mandatario paraguayo, al referirse a Abdo Benítez, su progenitor, quien fue por largos años el secretario privado del sanguinario dictador Stroessner.

El presidente electo realizó sus estudios primarios y secundarios en el Colegio San Andrés entre 1976-1989. Cuando cayó el régimen dictatorial en 1989, tenía 16 años y se encontraba en Estados Unidos, donde fue la mano del entonces jefe de protocolo de la Presidencia de la República, Conrado Pappalardo. Ahí estudió la carrera de Marketing Político, recibiéndose en la Teikyo Post University, de Connecticut en 1995, obteniendo el título de Licenciado.

Casado en primeras nupcias con Fátima María Díaz Benza, con quien tuvo dos hijos: Mario y Santiago, se separó luego y se volvió a casar con Silvana López Moreira Bo, nieta del poderoso empresario, también ligado a Stroessner, Nicolás Bo Parodi.

En el año 2004 se inició en la política de la mano del empresario Juan Alberto Ramírez Díaz de Espada con el movimiento Reconstrucción Nacional Republicana. Pero para las internas del Partido Colorado en el 2006, refundó el movimiento denominándolo “Paz y Progreso” (slogan utilizado por Alfredo Stroessner) junto a Alfredo “Goli” Stroessner (nieto del dictador).

En el 2008, tras la caída del Partido Colorado del poder, fue vicepresidente del Partido Colorado que tuvo entonces como titular a Lilian Samaniego. En el 2013 encabezó una lista propia para pugnar por una banca en la Cámara de Senadores dentro del Movimiento Honor Colorado, impulsada por Horacio Cartes, con el que logró ocupar una banca legislativa por primera vez.

Ya en el Senado se convirtió en líder de la disidencia colorada, llegando a ocupar la presidencia de la Cámara Alta en el periodo 2015-2016.

Es además empresario de la construcción, propietario de dos compañías: Almacenamiento y Distribución de Asfalto (Aldía SA) creada en 1997, con la cual entre los años 2010 y 2014 obtuvo contratos con el Ministerio de Obras Públicas y la Municipalidad de Asunción por valor de unos US$18,5 millones. Su otra empresa, Creando Tecnología S.A. (Createc S.A.) fue fundada en 1998 con su esposa de entonces Fátima Díaz Benza, facturó en el mismo periodo, también al Estado, otros US$3,8 millones.

Abrir la barra de herramientas