“La cárcel es muy pequeña para un hombre de la dimensión de Lula”

Por Darío Pignotti / Página/12

Entrevista con Gleisi Hoffmann, presidenta del Partido de los Trabajadores (PT) de Brasil, quien señala que la estrategia contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva es “golpearlo anímicamente” y que al juez Moro “le salió el tiro por la culata” al encerrarlo, ya que “todo el país mira hacia Curitiba”.

Gleisi Hoffmann está afónica: la vocera de Luiz Inácio Lula da Silva no le da tregua a sus cuerdas vocales con las que arenga a los militantes reunidos frente a la celda del ex presidente, encabeza reuniones del Partido de los Trabajadores, rebate ataques de la ultraderecha en el Senado y concede entrevistas, como ésta con PáginaI12. La titular del PT, primera mujer que ejerce ese cargo, trabaja de lunes a lunes para rescatar a Lula de su cautiverio en el sur de Brasil.

Este fin de semana denunció el ataque “fascista” contra los militantes que realizan una vigilia por la libertad de Lula en Curitiba. “Los tiros nos nos van a acobardar” prometió. Horas después embarcó hacia Chile donde ayer saludó a la ex presidenta Michelle Bachelet, y brindó detalles sobre el atentado, que dejó dos heridos, perpetrado con un arma de uso restringido a los militares y la policía.

“Es muy grave el clima de intolerancia y violencia contra el PT, la izquierda y los movimientos sociales, éste no fue un hecho aislado porque el mes pasado fue baleada la caravana en la que el presidente Lula recorría el estado de Paraná”, cuya capital es precisamente Curitiba. O la “República de Curitiba”, que es así como gustan llamarla los seguidores del juez Sergio Moro, y los acólitos del capitán retirado Jair Bolsonaro, que se postulará a la presidencia en los comicios del 7 de octubre.

Desde que Lula está preso en condiciones de “aislamiento injustificadas”, Gleisi Hoffmann fue una de las pocas personalidades políticas que pudo ingresar a la celda del cuarto piso de la Superintendencia de la Policía Federal.

–¿Como se encuentra Lula?

– Anímicamente está bien, Lula es una fortaleza, está al tanto de la situación política y muy indignado con las arbitrariedades del juez Moro que lo condenó sin pruebas, Lula es un preso político. Está en una habitación, con una cama simple, sin respaldo, una mesa y tres sillas, el día que lo ví vestía una remera y un pantalón de gimnasia, con sandalias, nos contó que para mantenerse en forma camina todo el día de un lado al otro, que hace flexiones sobre dos pilas de libros para mantener fuertes sus brazos, pidió que le dejen entrar una cinta mecánica pero no se la autorizaron hasta ahora. El nos recibió con su forma de ser generosa, nos pidió disculpas porque no había lugar para que nos sentáramos, así que la conversación fue de pie. Nosotros le transmitimos nuestra solidaridad, le informamos de nuestro trabajo, de la repercusión inmensa que está teniendo su arresto. Lo que realmente nos preocupa es su aislamiento, que se le prohíba la visita de personalidades como el premio Nobel Adolfo Pérez Esquivel, que no dejen entrar a sus médicos. Es un hombre de 72 años que sufrió un cáncer. Creemos que hay una estrategia para golpearlo emocionalmente, pero esto es difícil que lo logren, él ya fue preso durante la dictadura, vivió situaciones difíciles y siempre las superó.

–¿Qué impacto ha tenido la campaña del PT en el exterior?

–Primero hay que decir que en Brasil se sufre una situación mediática muy preocupante. El golpe contra Dilma y el proceso contra Lula fueron contados de manera tendenciosa por los medios, en primer lugar por Globo, responsable de una campaña de odio desenfrenada. En cambio los medios extranjeros no se manejan con ese prisma tendencioso. La situación de Lula causa preocupación internacional, es un líder de peso mundial, por eso estamos realizando visitas al exterior para contar lo que pasa y fortalecer la solidaridad con nuestra lucha, la presidenta Dilma ya fue Europa y Estados Unidos donde se reunió con la profesora Angela Davis en Berkeley, una reconocida luchadora antirracista, y este martes 1 de mayo (por mañana) irá a Buenos Aires coincidiendo con el Día del Trabajador y presentará un libro, además de otras actividades (N. de la R: Página12, Editorial Octubre y Clacso presentarán en la Feria del Libro La Verdad vencerá, con la presencia de Rousseff.) Otros compañeros fueron a Portugal. Tenemos que profundizar los vínculos ante la ofensiva derechista que va más allá de Brasil, la proscripción de nuestro mayor líder popular a través de medidas judiciales se repite con acciones hostiles a las fuerzas progresistas latinoamericanas en un año que tendrá varias elecciones.

–¿Habrá elecciones en Brasil?

–Hay todo tipo de rumores, algunos dudan de que se realicen, hay incertidumbre. Nosotros estamos preocupados ante la posibilidad de que haya elecciones pero no sean libres y democráticas, que se proscriba a Lula, y el frente de partidos que formamos en defensa de la democracia expresa esa preocupación.

–¿Lula será el candidato?

–Lula es el nombre del PT para las elecciones,no hay Plan B nuestros adversarios quieren a toda costa que optemos por un plan B, pero esto no ocurrirá, él va a ser el candidato incluso si no recupera la libertad y tiene que permanecer en la cárcel. Ya está en marcha la plataforma que llevaremos en octubre, que tiene como coordinador al ex intendente de San Pablo Fernando Haddad. Ya hicimos una consulta popular sobre las propuestas principales de la plataforma que fue denominada El Brasil que el Pueblo Quiere, recorrimos todo el país para recoger propuestas.

–¿Lula va supervisar el programa desde la cárcel?

–Por supuesto que sí, él ya antes de ser arrestado estaba trabajando en el programa, estaba conversando con representantes de diversas áreas, él formó un grupo permanente de economistas con los que se reunía para evaluar la situación del país, luego del 7 de abril (día de la detención) ese grupo continuó con sus reuniones.

 

 Gleisi Hoffmann y otros pocos dirigentes pudieron visitar a Lula.

–El arresto no parece haber afectado su popularidad.

–El juez Moro se comporta como un activista en complicidad con la cadena Globo y los demás participantes en el golpe. Pero han hecho cálculos errados. Primero creyeron que Lula iba a desplomarse con la condena de la primera instancia en julio del año pasado. Lo cual no ocurrió. Después se apresuraron para la sentencia en segunda instancia del Tribunal Regional Federal 4, dada en enero, porque pensaron que allí la población desistiría de Lula, y se equivocaron nuevamente. El 5 de abril Moro violó la ley al firmar la orden de detención urgentemente, sin respetar los plazos procesales porque creyó que iba a darle un golpe mortal. Otra vez se equivocó porque las encuestas dicen que no sólo sigue siendo el favorito sino que hay un sector de la opinión pública que no es del PT que se siente solidaria con un hombre víctima de arbitrariedades. Ellos lo encerraron violando la ley y ahora están viendo que la cárcel es muy pequeña para un hombre con la dimensión que tiene Lula. Hoy todo el país mira hacia Curitiba. Este martes se hará un acto unitario de todas las organizaciones gremiales, algo que nunca ocurrió, en Curitiba, para demandar la libertad de Lula. El Partido de la causa Lava Jato, que conduce Moro, castigó a Lula para condenar también al legado de los gobiernos de Lula y de Dilma, y les salió el tiro por la culata. Cuando la gente compara lo que fueron nuestros gobiernos y éste de Michel Temer no duda en afirmar que antes fue mucho mejor.

–¿Fue un error haber escogido a Temer como vice de Dilma?

–Viendo el proceso electoral de 2010 a la distancia, hay que comprender que las coyunturas políticas son las que determinan las alianzas con partidos que piensan distinto al de uno. No se puede considerar un error el haber escogido al PMDB (Partido Movimiento Democrático Brasileño, centro derecha)como aliado y a Michel Temer como candidato a vicepresidente de la presidenta Dilma. Lo que pasó después fue que el PMDB y Temer cambiaron de posición cuando vieron la posibilidad de asumir el poder, y se aliaron al golpe.

–¿Como evalúa el préstamo millonario dado por la banca estatal en 2003 a Globo?

–Fue un préstamo realizado a una empresa, como otras tantas empresas que obtuvieron recursos del BNDES (Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social), eso no fue un error. Lo que yo veo como un error fue la publicidad excesiva que el gobierno aportó a Globo y el no haber llevado adelante la regulación de los medios de comunicación, cuando hablo de regulación me refiero a la económica no de los contenidos y esto hizo que una familia, los Marinho (dueños de Globo) verticalicen toda la comunicación del país anulando la posibilidad de un contrapunto, de que haya otras narrativas y opiniones en el universo de la comunicación.

–¿El nuevo programa de gobierno contempla una nueva legislación de medios?

–Sí, ese es un punto incluido en el programa, inclusive el presidente Lula habló en varias oportunidades sobre la reforma de los medios y la considera esencial para la democracia

–¿Cómo evalúa la presión militar sobre la Corte para impedir la libertad de Lula?

–No voy a evaluar esa presión, pero puedo decirle que creo que no corresponde que los militares hagan evaluaciones sobre la coyuntura política porque el papel de las Fuerzas Armadas es velar por la soberanía nacional, la integridad de nuestro territorio, de nuestro mar. Creo que se tienen que concentrar en eso. Hacer comentarios políticos no es el papel que la Constitución les reserva a las Fuerzas Armadas.

Página/12, Buenos Aires.

Abrir la barra de herramientas