“La verdad no aparece en ningún lado”: Mariella Barragán, esposa de Bernardo Jaramillo Ossa

Por Alejandra Bonilla Mora / El Espectador

Otra víctima del exterminio de la Unión Patriótica. La viuda del asesinado candidato presidencial de la Unión Patriótica, Bernardo Jaramillo Ossa, habla con El Espectador luego de que la Fiscalía le diera un nuevo impulso a la investigación de este crimen, que ya fue declarado de lesa humanidad.

Después de 28 años del crimen de su esposo, la Fiscalía vuelve a llamar a indagatoria a 12 personas, antiguos escoltas del DAS y de la Policía. ¿Cómo ve el avance de esta investigación?

Como usted bien dice, vuelve. Son sentimientos enfrentados que me llenan de incredulidad y de esperanza. Lo único que queremos los familiares de Bernardo es conocer la verdad, quiénes y por qué lo asesinaron. Creo que la justicia no ha actuado como ha debido actuar, ha sido ineficiente y débil ante un magnicidio como este. En la campaña de los años 90 asesinaron a Bernardo Jaramillo, Carlos Pizarro y a Luis Carlos Galán. Felicito el avance que hay en la investigación y tengo la esperanza de que vamos a tener respuestas muy pronto.

Yo también soy consciente de que han pasado muchos años, 28, y que no ha sido fácil rastrear las pruebas y hay mucha dificultad por el tiempo perdido. Pero creo que los actores que administraban la inteligencia de este país aún están vivos y pueden dar cuenta de sus actuaciones.

En este caso sólo han sido condenados los hermanos Castaño. ¿Hay otro resultado?

Ninguno, pero el crimen de Bernardo va más allá de los Castaño. Este es un crimen de Estado, está ligado a los crímenes de la Unión Patriótica. Era una máquina de violencia y asesinatos que estaba conducida por agentes del Estado, y también por políticos y empresarios. Y esa es la verdad a la cual debemos llegar los colombianos. No para vengarnos, no como una medida de retaliación, sino que la verdad se debe esclarecer para tener conciencia de que estos hechos no vuelvan a repetirse nunca más. La verdad es lo primordial.

La hipótesis de la Fiscalía es precisamente la alianza entre paramilitares y el DAS. ¿Esto apunta a la dirección de esa entidad?

Sin duda. Yo he sido funcionaria pública y tengo claro que, dentro de una empresa, de una institución, la cabeza de la entidad es responsable por lo que suceda y uno no puede estar ajeno a hechos como este. En una campaña a la Presidencia, el jefe de seguridad del Estado dejó que asesinaran a tres candidatos presidenciales: o son ineficientes o son cómplices.

También se debe recordar que en esa época Carlos Castaño no era un jefe político, era un sicario más, que prestaba sus servicios a los narcotraficantes y a sus propios negocios. Es un tema que no podemos olvidar, él fue contratado para asesinar a Bernardo. En esa época no había un direccionamiento político, esto lo hacían los políticos de la época y los empresarios que los financiaban. No es el Castaño que el país vio años después, era un sicario más. Queremos que la justicia de Colombia determine quiénes fueron los autores intelectuales.

O sea, ¿apunta al director del DAS de la época, Miguel Maza Márquez?

Obvio, a él y a sus colaboradores. Él era el jefe y tiene que responder. Y también los jefes de las direcciones.

¿Usted cree que hay políticos involucrados en el homicidio?

Yo creo que el tema del paramilitarismo debe ser investigado más a fondo. Los jefes paramilitares fueron extraditados y aún nos deben una parte de la verdad, están en mora de contarnos a las víctimas esa parte de verdad que tanto queremos. Si estamos solicitando que la guerrilla rinda cuentas, también las víctimas del paramilitarismo lo hacemos con los jefes. Que nos digan quién financió esa máquina de muerte.

Entre las personas que la Fiscalía citó están policías que hacían parte del esquema de seguridad de su esposo. ¿Los recuerda?

A todos. Pero ellos tienen que rendirle cuentas a la justicia y a Dios, no a mí.

¿Le sorprendió que los hayan vinculado?

Yo creo que se demoraron. Ellos tienen ahora que explicar. Seguramente algunos son inocentes y otros no, pero eso no lo voy a determinar yo. Para eso hay unas autoridades y unas instituciones que son las que deben encargarse de estos temas.

¿Cree que el crimen organizado infiltró el esquema de seguridad de su esposo, como sospecha la Fiscalía?

Estoy segura de que hubo un traidor dentro del esquema de seguridad, pero no sé quién es. No puedo acusar a nadie.

¿Como parte de las estrategias para exterminar a la Unión Patriótica, tal vez?

Este crimen hace parte del exterminio de la Unión Patriótica. Asesinaron a dos candidatos presidenciales, ocho senadores, 17 diputados, 11 alcaldes y creo que 70 concejales, más 4.000 miembros. Es un tema que nos debe dar terror, miedo, pero también mucha tristeza y vergüenza.

Por el caso de la UP, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos determinó la responsabilidad del Estado colombiano y ahora el caso va para la Corte Interamericana. ¿Qué espera?

Bernardo es una de las víctimas de la Unión Patriótica, uno de los candidatos presidenciales que militaban en partidos de izquierda, uno de los demócratas asesinados en este país por un grupo de personas que dio la orden, que no querían el cambio, que no querían apertura democrática. Yo creo que la Corte Interamericana debe pronunciarse lo más pronto posible y dar mayor claridad sobre este punto.

En días pasados la Agencia Jurídica del Estado aseguró que la reparación individual de cada una de las víctimas sería muy “onerosa”. ¿Cómo lo ven?

Ese es un tema complejo, yo entiendo esa posición, aunque no la comparto. Entiendo las restricciones fiscales, pero también que a las víctimas se les deben resarcir sus derechos, llegar a un acuerdo. El mayor acuerdo, de aquí en adelante, para los colombianos, es que el país, o los gobiernos, nos garanticen la vida, nuestros derechos políticos, que no haya más asesinatos, que conozcamos la verdad. Eso es lo que queremos.

¿Qué espera de la Jurisdicción Especial para la Paz?

Hoy tenemos una gran oportunidad con la Justicia Especial para la Paz y no la podemos desaprovechar. Son espacios nuevos, interesantes, que todos debemos apoyar. Las miles de víctimas de la Unión Patriótica aún no tenemos verdad. Esperamos la verdad, quiénes y por qué asesinaron a Bernardo, un joven de 34 años que tenía un futuro promisorio y que hubiese aportado mucho a la democracia de este país. Hoy sería uno de los grandes líderes, era un abogado que nunca tomó las armas, que creyó en las instituciones y esas instituciones lo traicionaron. Y después de 28 años lo continúan traicionando porque, hasta este momento, la verdad no aparece en ningún lado.

¿La Fiscalía ya les comunicó la decisión?

Yo he estado al frente de ese expediente del caso de Bernardo y lo he acompañado en estos 28 años. Me han citado porque además de víctima fui testigo, entonces hago parte del proceso. Yo conozco el expediente y por eso tengo muchas esperanzas del avance del proceso. Este trabajo viene de tiempo atrás, pero es en esta Fiscalía que se cita a indagatoria a una parte del esquema de seguridad, nuestro esquema era de casi 20 personas.

¿Cree que hay elementos para llamar a otras personas diferentes a exescoltas?

¡Los terceros! Los que ordenaron el crimen. La gente que le pagó a Castaño.

El sicario que le disparó a Jaramillo fue asesinado. ¿Ese crimen también está impune?

Fue asesinado dos años después, junto a su padre, quien al parecer era informante de la Cuarta Brigada de Medellín. Está impune. La Fiscalía debe confirmar si es cierto que un familiar del sicario recibía plata del DAS.

Abrir la barra de herramientas