Los cables desclasificados que comprometen a Álvaro Uribe con el narcotráfico

El Espectador

Los documentos, divulgados por el periódico The New York Times, ponen en una posición comprometedora al cuestionado expresidente a pocas horas de las elecciones presidenciales.

Algunos cables diplomáticos, que hasta el momento eran confidenciales y que fueron desclasificados por solicitud de la organización Archivo Nacional de Seguridad de Estados Unidos (NSA por sus siglas en inglés), aseguran que el exmandatario colombiano Álvaro Uribe Vélez habría tenido vínculos con narcotraficantes. En los documentos se lee que, en 1993, el senador Luis Guillermo Vélez Trujillo (ya fallecido), declaró que los Ochoa Vásquez, miembros del Cartel de Medellín, habrían financiado la campaña política de Uribe y agregó que era primo de los fundadores del cartel de Medellín.

Este vínculo, según las palabras atribuidas al entonces senador Vélez Trujillo, explicarían la existencia de reuniones secretas entre Uribe Vélez y la esposa de Pablo Escobar en diciembre de 1992, en un intento por negociar una entrega del capo a las autoridades, que nunca prosperó. Según los documentos revelados por el NSA, a pesar de que el expresidente aceptó la realización de esa reunión, reconoció que esa vez esperaba encontrarse con la mamá de Escobar y no con la esposa.

Los cables divulgados este viernes por el periódico The New York Times, ponen en una posición comprometedora al expresidente Uribe, a escasas horas de las elecciones presidenciales de este domingo 27 de mayo. Los hechos a los que se hacen mención en los cables habrían tenido lugar entre 1992 y 1995, cuando Uribe Vélez aun pertenecía al Partido Liberal. El expresidente ha reiterado varias veces que él nunca ha tenido que ver con asuntos de narcotráfico.

Uno de los cables desclasificados señala que la agencia norteamericana DEA tenía entre sus reportes que 21 de los 100 senadores que fueron elegidos en 1991 eran sospechosos de tener vínculos con el narcotráfico. Y señala el documento: “Como mucho otros políticos colombianos, Uribe Vélez es sospechoso de involucrarse con la industria del narcotráfico en Colombia”.

Otro de los testimonios que aparecen en los documentos es el de Alejandro González, un senador que para ese momento pertenecía al mismo partido de Uribe. En su declaración, aseguró que “temía por su vida por no haber podido entregarle a la justicia a sus mentores del cartel de Medellín”, con la promesa de llegar a un acuerdo entre Pablo Escobar y el Gobierno para su entrega.

Por último, otro cable asegura que “un reporte de la embajada de 1992 describe el fracaso de Álvaro Uribe para nominar, en una asamblea del partido, a una persona asociada con un familiar narcotraficante como candidato por el Partido Liberal a la Alcaldía de Medellín en las siguientes elecciones. Cuando ese esfuerzo falló, de acuerdo con el reporte, Uribe propuso la candidatura de un tío de Pablo Escobar, quien fue asesinado”.

Aparentemente, el actual senador del Centro Democrático habría sido el puente entre narcotraficantes y el entonces presidente, César Gaviria y posteriormente, en 1996, con Ernesto Samper.

Abrir la barra de herramientas