Mi respuesta al abogado Néstor Humberto Martínez

73

Por Gonzalo Guillén

Néstor Humberto Martínez Neira, el abogado del Grupo Aval que hoy ocupa transitoriamente la Fiscalía General de Colombia, no es el primer burócrata mañoso que intenta amedrentarme y confundirme.

Este martes, 25 de septiembre, publiqué en www.lanuevaprensa.com.co y en www.hispanopost.com una investigación sobre bienes y fondos en España que él esconde de las autoridades tributarias colombianas (ver aquí oaquí).

Forzado por la opinión pública internacional, Martínez Neira me envió una carta con papel membrete de la Fiscalía General de la Nación para referirse a asuntos estrictamente personales de él. No sé qué delito sea ese, pero es un abuso de autoridad, por lo menos.

Punto por Punto, respondo aquí esa carta, cundida de falacias, mentiras y calumnias:

1.“Lamento que el director de comunicaciones de esta entidad no hubiese informado el día de ayer sobre su solicitud [la mía] que habría atendido inmediatamente”. Se refiere el fiscal a un mensaje que le envié yo con cinco preguntas para que, si a bien lo tuviera, las respondiera, pero no lo hizo. Son estas cinco:

I:Qué relación tiene usted con la firma Amanda Advisors S.A, inscrita en Panamá y registrada luego en España? II.¿Usted o su núcleo familiar han utilizado servicios de la firma panameña de abogados Rosas & Rosas? III.¿En la declaración jurada de bienes y rentas que debió presentar usted al asumir la Fiscalía General de la Nación incluyó bienes y sociedades en el extranjero de las que sea dueño, socio o beneficiario real? IV)¿Los bienes que posee Amanda Advisors S.A. en España han sido reportados a las autoridades tributarias colombianas? V)¿De dónde procedieron los dineros utilizados por Amanda Advisors S.A. con los que fue adquirido el cuarto piso, puerta izquierda, del edificio situado en el número 17 de la calle Ortega y Gasset, de Madrid, España, y de dónde los que se utilizan para cubrir los gastos inherentes a la propiedad y el uso de ese inmueble?

  1. “El Fiscal General no tiene bienes ocultos. Nadie que quiera ocultar una inversión escoge España; allí no se puede esconder la titularidad de un inmueble. Según la Ley, en todos los casos se debe identificar el beneficiario real correspondiente, quien para este caso es ’…DON NÉSTOR HUMBERTO MARTÍNEZ NEIRA’, de nacionalidad colombiana, con pasaporte de su nacionalidad número PO048859, como reza en la documentación del año 2014 que obra en poder de las autoridades competentes”.

Mi respuesta: Miente, señor Martínez. El que esconde bienes es usted, no el Fiscal General. No use el cargo de Fiscal General de la Nación para dirimir un asunto personal. Eso es un delito. Su apartamento en Madrid de Ortega y Gasset, piso 4 puerta izquierda, es propiedad de la firma panameña de papel Amanda Advisor S.A., como está probado hasta la saciedad en mi investigación, con la documentación oficial del caso que exhibo y poseo.

  1. “También es falso que el suscrito posea sociedades en el extranjero con acciones al portador. De paso, el autor del artículo debería conocer que las mismas están prohibidas en Panamá al tenor de la ley 47 de 2013”.

Mi respuesta: Miente y trata de confundir, señor abogado particular del Grupo Aval Martínez Neira. En todos los registros oficiales de Panamá, incluida la escritura inscrita en la Notaría Décima del Circuito de Panamá, consta que su empresa de fachada Amanda Advisors S.A. tiene 10 mil acciones al portador de un dólar cada una. Está documentado en mi investigación e inscrito oficialmente en Panamá y España. Si en 2013 se prohibió en Panamá que haya empresas con acciones al portador, recordemos que la suya fue creada en octubre de 2007. A mí no me confunde.

  1. “También es falso que el suscrito posea fondos en España”.

Mi respuesta: miente, señor abogado Martínez con innumerables intereses particulares –derivados de su práctica profesional– en casos que lleva en la Fiscalía General. Su empresa panameña de pantalla Amanda Advisors SA, posee cuentas bancarias en España desde las cuales cubre los gastos inherentes a la propiedad y el uso de su apartamento de la calle Ortega y Gasset, el que esconde de las autoridades tributarias colombianas.

  1. “En relación con nuestro patrimonio, forjado por el ejercicio profesional de muchos años, el suscrito y su núcleo familiar cumplimos cabalmente con las disposiciones tributarias de Colombia”.

Mi respuesta: No sé, ni me interesa saber, de dónde salen sus recursos. Lo que sí sé es que su apartamento, inscrito en Madrid a nombre de Amanda Advisors SA, no está reportado en Colombia y Amanda Advisors SA, tampoco. Si yo miento, exhiba la declaración de bienes y rentas que debió presentar cuando fue “superministro” de Juan Manuel Santos y la que debió presentar –a menos que haya violado la ley– cuando asumió la Fiscalía General de la Nación. En cuanto se refiere a la primera, puedo decir sin temor a equivocarme que usted no la presentó. Éxhíbalas.

  1. “No conozco ni he sido cliente de la firma Rosas & Rosas”.

Mi respuesta: a otro perro con ese hueso, señor abogado. Esa firma suya la creó e inscribió en el paraíso fiscal de Panamá Rosas & Rosas, ¿Cómo puede no tener usted nada que ver con esa firma panameña –especializada, por lo demás, como es universalmente conocido, en lavar dineros negros de Odebrecht,– si fue ella la que creó su compañía de papel Amanda Advisors S.A., de su propiedad?

  1. “Como Fiscal General de la Nación no cederé en el empeño de develar la corrupción que carcome al país. No me detendrá ninguna forma de conspiración: ni las “chuzadas”, ni las llamadas intimidatorias, ni las publicaciones patrocinadas en Colombia o en el exterior, ni los seguimientos personales –como ocurrió recientemente en España–”.

Mi respuesta: aunque no es el tema de mi investigación, aprovecho para apuntarle que su empeño contra la corrupción es, a mi modo de ver, mediocre, selectivo, escandaloso y amarillista. Por ejemplo, no hay un solo preso del Grupo Aval en el caso de los escandalosos chanchullos de Odebrecht, en los que usted es mencionado, dicho sea de paso, pero encarcela y judicializa, generalmente sin pruebas, a todo el que se lo recuerda. El último caso es el de mi querida y admirada colega María Jimena Duzán, con quien me hago totalmente solidario en lo que ha dicho de usted. Su sugerencia mentirosa y calumniosa de que yo lo haya “chuzado”, llamado a intimidarlo o que mi publicación sea patrocinada, es fruto de su mente torcida, como de tinterillo. El ladrón juzga por su condición. Lo reto a que me enjuicie. Usted no es el primer burócrata mañoso que intenta amedrentarme. Denúncieme.

  1. “En cumplimiento de la Constitución y la Ley le solicito difundir integralmente en su portal esta repuesta”.

Mi respuesta: Queda difundida aquí. Lo que, como verá, señor Martínez, no quiere decir que comparta los términos de ella ni que usted desmienta ni que yo rectifique una sola palabra de mi investigación.

  1. “NÉSTOR HUMBERTO ARTÍNEZ NEIRA, Fiscal General de la Nación”.

Mi respuesta: es, lamentablemente para Colombia, lo único cierto de su carta. Quiero deplorar que usted no entiende que no es la Fiscalía General de la Nación sino el empleado público que ocupa la dirección de esa entidad por cuatro años, de los cuales ya lleva dos. Y en este caso, que se ocupa de asuntos personales y particulares, es un abuso que utilice el cargo y los recursos de la entidad para hacer este tipo de respuestas.

Continuaré publicando mi serie de investigación sobre la corrupción y el imperio del terror que carcome a la Fiscalía General de la Nación desde su propia cabeza. Y me ocuparé de los apartamentos de París y Nueva York. Es mi trabajo.

Fuente: https://lanuevaprensa.com.co/opinion/gonzalo-guillen/item/222-mi-respuesta-al-abogado-nestor-humberto-martinez