“No desistiremos en nuestro propósito de lograr una amplia convergencia para garantizarle a Colombia un posconflicto con profundas reformas sociales”: Clara López

557

No obstante la negativa del candidato presidencial del Partido Liberal, Humberto de la Calle a la invitación que sectores alternativos le formularon en días pasados para participar en una consulta multipartidista el próximo 11 de marzo con el propósito de seleccionar un aspirante único que abanderé los ideales de la implementación de la paz y garantice desde el gobierno nacional el posconflicto, la exministra Clara López Obregón, fue categórica en anunciar que no cejará en su empeño de continuar trabajando sin descanso por lograr la concreción de una amplia convergencia política.

La también candidata presidencial avalada por la Alianza Social Independiente (ASI) y líder del colectivo político Nuestro Partido es Colombia, se pronunció sobre la decisión de De la Calle durante una nutrida concentración que se llevó a cabo este sábado 20 de enero en su sede, en la localidad bogotana de Teusaquillo, señalando que aún hay tiempo para continuar haciendo esfuerzos que permitan a los sectores democráticos y alternativos de Colombia darle la oportunidad a las grandes mayorías de este país de avanzar decididamente en el proceso de paz, garantizando un posconflicto que se sustente en las grandes reformas sociales e institucionales tantas veces aplazadas.

Durante este acto público en el que además presentó ante líderes populares y dirigentes sociales de Bogotá a varios de los candidatos al Congreso de la República por la lista de la Decencia, la aspirante presidencial de la ASI hizo un análisis de la actual coyuntura electoral señalando que la sociedad colombiana tiene la oportunidad en los comicios tanto parlamentarios como presidenciales de este año de apostarle a la consolidación de un país reconciliado que permita, por fin, la reivindicación de políticas sociales para lograr la seguridad humana y el buen vivir.

En ese sentido, López Obregón afirmó que ello implica el cabal cumplimiento del Estado Social de Derecho que debe traducirse en la garantía real de los derechos fundamentales. Es decir, que los ciudadanos tengan cubiertos en forma digna sus necesidades más elementales; llevando a los niños educación y a los jóvenes garantizándoles que puedan cursar carreras universitarias de alta calidad; brindando oportunidades de trabajo decente; que los pensionados cuenten con mesadas que les permitan un vivir bien; que se disponga de un sistema de salud confiable y eficaz; que la inversión social les llegue a las regiones, y que el aparato del Estado se modernice para responder de manera adecuada las expectativas y requerimientos de la población.

Por ello fue reiterativa en señalar que “no desistiremos en nuestro propósito de lograr una amplia convergencia para garantizarle a Colombia un posconflicto con profundas reformas sociales”.