Reforma laboral brasilera, un atentado a la clase trabajadora

Telesur 

El ilegítimo mandatario de Brasil, Michel Temer propuso una reforma para beneficiar en gran medida al sector empresarial del país, dejado en desventaja a los trabajadores.

Desde los sectores sindicales y trabajadores han denunciado que la reforma laboral representa una regresión y atenta contra sus derechos alcanzados tras varios años de lucha.

La reforma laboral de Brasil impulsada por el presidente de facto, Michel Temer, entró en vigencia el pasado 11 de noviembre, la cual cuenta con un amplio rechazo sindical, de jueces laborales y ejecutantes del derecho.

Tras cuatro meses de su aprobación en el Congreso y de incontables modificaciones, se ejecutará la nueva ley, que según los gremios sindicales, cuenta con normas que precarizan el trabajo y de flexibilización laboral, lo que implica una pérdida de los logros alcanzados por los trabajadores.

Por otro lado, las empresas serán las grandes beneficiadas ya que les facilitará los procedimientos de contratación de empleados. Los empleadores podrán sobreponerse a la ley y a los convenios colectivos y se regirá una forma de contratación “intermitente” y la posibilidad que las vacaciones sean divididas en tres partes.

Críticas a la nueva reforma laboral

Diferentes juristas expresaron que las nuevas medidas del trabajo contienen varias inconstitucionalidades, como el hecho de privilegiar a los trabajadores individuales y patronos, lo cual podría conllevar a deteriorar las condiciones y relaciones de trabajo.

El director técnico del Departamento Intersindical de Estadística y Estudios Socioeconómicos (Dieese), Clemente Ganz Lúcio, explicó que la ley “crea instrumentos para legalizar prácticas que precarizan el trabajo, reducen o impiden la protección sindical y dejan al trabajador expuesto a la coerción de las empresas en la definición de sus derechos”.

También señaló que esta reforma tiene como objetivo favorecer a las empresas y desproteger a los asalariado, también transforma a más de 100 acápites que se encuentran vigentes en la Consolidación de las Leyes del Trabajo (CLT).

La Central Única de Trabajadores (CUT) y el Instituto Vox Populi, realizaron un sondeo a finales de octubre para conocer las opiniones de los brasileños en cuanto a la nueva ley del trabajo, la cual apuntó que un 81 por ciento rechazó la nueva normativa, mientras que un 6 por ciento está a favor de ella.

Por otro lado, el 67 por ciento de los consultados expresaron que esta reforma solo favorece a los empresarios, un uno por ciento opinó que beneficia al trabajador, y otro seis por ciento señaló que protegen a ambos.

Puntos controversiales en la nueva ley del trabajo

Entre los puntos más controversiales de la reforma laboral brasilera destacan

Las mujeres en periodo de lactancia están autorizadas para trabajos insalubres, cuando antes se les estaba prohibido este tipo de labor por condiciones de seguridad.

El artículo 223 de la nueva ley establece que al empleado se le pagará la indemnización de daño moral o accidente en el área de trabajo dependiendo del sueldo regular. Si este resulta fallecido, se le pagará 50 veces el sueldo del asalariado.

Los artículos 611-A y 611-B de la reforma autorizan que los acuerdos colectivos o individuales entre empresarios y empleados se mantengan por lo que dicta la legislación vigente. Un acuerdo puede lograr que el trabajador renuncie a derechos laborales y, una vez pactado, no podrá accionar contra la empresa.

El empleado debe estar en la disposición del empleador, a la hora que lo solicite, con horarios rotativos y solo se le pagarán como horas extras. Esto puede ocasionar que el sueldo sea menor al mínimo establecido en la Constitución de Brasil.

También se plantea que solo tendrán acceso a la justicia laboral solo quienes ganen hasta 508 dólares mensuales o quienes demuestren que los costos del presupuesto perjudiquen al sustento familiar; el demandante que falte a la audiencia deberá pagar los costos del juicio; se pagarán las pericias que sean realizadas.

Se van a realizar jornadas laborales de 12 horas con 36 horas de descanso.

Las vacaciones se podrán dividir en tres partes, y se autorizaran fraccionar estos días para menores de 18 años y mayores de 50.

No se cobrarán por horas extras ni bonos adicionales por trabajo nocturno, algo que en la ley anterior estaba penalizado.

Reforma laboral en Argentina y Brasil

Al igual que Brasil, el Gobierno argentino impulsa una nueva reforma laboral que atenta contra los logros alcanzados por los trabajadores argentinos durante varios años de lucha y reconocimiento.

Los principales sindicatos argentinos han denunciado que la reforma laboral fue redactada por grupos empresariales aliados al presidente Mauricio Macri y que está inspirada en la propuesta laboral llevada adelante por el Gobierno de facto brasilero.

Ambas reformas benefician la tercerización laboral y por ende una precarización del empleo. Entre los puntos similares destacan la relación empleados con los patronos, los contratos y salarios por horas, el aporte sindical.

Jornadas de trabajo hasta las 12 horas diarias. Con 36 horas ininterrumpidas de descanso. Se crea la figura de “trabajador autónomo exclusivo” quien podrá prestar servicios pero sin contrato de por medio.

Estos cambios en la ley del trabajador reflejan la disposición de estas naciones en atraer capitales extranjeros, ya que benefician en gran medida a las empresas privadas.

Abrir la barra de herramientas