Cerca de 20.000 familias bogotanas viven en zonas de alto riesgo, alerta concejal Celio Nieves

375

El concejal de Bogotá, Celio Nieves Herrera, denunció que el 15% del suelo de la capital se encuentra en riesgo y que cerca de 20 mil familias, principalmente de estratos 1 y 2,  podrían estar conviviendo con alto riesgo hacia sus vidas y  sus viviendas, cifra que podría aumentarse si la política del gobierno del alcalde Enrique Peñalosa continúa pensando el ordenamiento territorial  en función de la explotación del suelo por encima de la protección del ambiente.

En tal sentido, el cabildante cuestionó los proyectos de la administración Peñalosa para desarrollar el Plan de Ordenamiento Zonal del Norte “Ciudad Lagos de Torca” – Guaymaral con más de 110 mil viviendas, además Ciudad Río en el borde de Río Bogotá, que según los anuncios del Alcalde, en cerca de 1.300 hectáreas podrían vivir 300 mil personas, y ocupar 75.000 viviendas, ubicadas en áreas con alto riesgo de inundación.

Según Nieves Herrera, “el plan del mercado especulativo de Peñalosa es convertir la sabana de Bogotá en una metrópolis con más de 18 millones de habitantes, sin pensar en los recursos naturales; por tanto, adelantar en la Reserva Forestal Thomas Van der Hammen el desarrollo de un proyecto urbanístico; construir en los cerros orientales, en las rondas de los humedales y en la ribera de río Bogotá,  alteraría la conectividad de la Estructura Ecológica Principal de la ciudad en contravía de los postulados ambientales encaminados a la reducción los efectos del Cambio Climático”.

Finalmente, el concejal indicó que a pesar de haberse creado el Sistema Distrital de Gestión del Riego y Cambio Climático (Acuerdo 546 de 2013), la política en esta materia no es la mejor y requiere de mayores acciones culturales y pedagógicas, no solamente para la atención de emergencias como aspecto reactivo. Esta situación hace que continúe creciendo el número de asentamientos y construcciones ilegales por ausencia del control urbano y unas efectivas políticas de ordenamiento territorial en defensa de lo ambiental, como mecanismo de prevención.