Columnistas al borde de un ataque de nervios

746

Por Pedro Juan Orozco Meza

Los columnistas de la derecha recalcitrante, María Isabel Rueda y Mauricio Vargas, en la edición del pasado domingo 5 de marzo optaron por referirse a los resultados de la última encuesta de la firma Gallup publicada en el diario El Tiempo, el mismo en el que ellos escriben y de su lectura lo que se muestra es que los tomó por sorpresa y los ha dejado totalmente descontrolados.

Como bien se sabe, el hecho político destacado es que los dos personajes mejor posicionados en materia de opinión favorable son Humberto De La Calle y La ministra del Trabajo, Clara López Obregón, quienes a su vez han sido los dos presidenciables que más se la han jugado por el proceso de paz. Sin embargo, los mencionados columnistas miran para otro lado y se detienen a hablar de la baja imagen del Presidente de la República, hecho que no es nuevo, así como a denigrar del proceso de paz.

Piensan con el deseo, lo cual no es malo en sí; ello nos afecta a todos los seres humanos; pero lo malo es desconocer o tergiversar los hechos cuando éstos se diferencian de nuestros deseos. Tomar la encuesta en forma acomodada y sacar con pinzas los datos que nos convienen, descartando los que no nos gustan, no solo es erróneo, sino deshonesto.

En el caso de la ministra Clara López, ha salido favorecida en todas las encuestas en las que su nombre ha sido consultado; en una de ellas, que mide la intención de voto, queda entre los primeros puestos con una amplísima ventaja sobre sus competidores cercanos de la izquierda democrática y de los que realmente son competidores efectivos del espectro general. Hay otra en la que aparece como segunda en imagen favorable entre los miembros del gabinete ministerial y, en la encuesta de Gallup que tanto trasnocha a sus malquerientes, aparece en segundo puesto, por encima del “prohombre” de la derecha Álvaro Uribe y de otros que ni siquiera logran superar el margen de error.

En la misma edición de El Tiempo, estos columnistas son extrañamente coadyuvados por Guillermo Perry, quien, sin alcanzar a destilar el veneno de  Rueda y Vargas, se ubica en su misma línea de pensamiento.

Caso aparte y que merece destacarse es la columna de Rudolf Hommes, titulada “La tesis de la virginidad”, que ateniéndose a los resultados del sondeo de opinión, se refiere al tema, destacando el alto perfil de los presidenciables De La  Calle y López,  quienes además de tener una excelente hoja de vida y una experiencia exitosa, se han jugado a fondo su capital político por el proceso de paz y, a despecho de la derecha guerrerista, están recibiendo el reconocimiento de la opinión pública.

Queda una inquietud sobre la posición editorial de El Tiempo, ya que  si bien se entiende el respeto a los columnistas, los lectores y la opinión deben saber cuál es su línea general. Esperamos, pues, que su director general, Roberto Pombo, se pronuncie con claridad sobre el asunto. No es de poca monta.