Concejal Celio Nieves advierte que con liquidación de Fundación Gilberto Alzate Avendaño se le quitan autonomía a las alcaldías locales

421

El concejal  del Polo Democrático Alternativo de Bogotá, Celio Nieves Herrera, al referirse al proyecto de acuerdo presentado por el alcalde Enrique Peñalosa para “transformar” la Fundación Gilberto Alzate Avendaño en el Instituto Distrital Para el Desarrollo del Centro de Bogotá, dijo que con esta nueva entidad  se terminará por restarle autonomía a las alcaldías locales.

A juicio del concejal, la actual administración, en su afán de favorecer negocios privados a través de las Alianzas Público Privadas, continúa liquidando entidades del Distrito, como la Fundación Gilberto Alzate que por más de 45 años ha estado dedicada al desarrollo de la cultura de la ciudad, principalmente del centro. A cambio, dijo, el gobierno de Peñalosa lo que busca es coordinar desde la Alcaldía, proyectos urbanísticos de gran escala por medio de planes parciales que apuntan a desplazar a la población tradicional, cambiar el uso del suelo y densificar el centro de la ciudad con edificios de gran altura para comercio y vivienda, fenómeno conocido como “gentrificación”.

Esto se comprueba, explicó el concejal del Polo, en el texto del numeral 3.9 del artículo de 3º del proyecto de acuerdo que establece como una función del nuevo Instituto: “Promover la inversión pública y privada en el centro de Bogotá, generar acuerdos y proyectos de interés que permitan el desarrollo de los planes, programas y proyectos prioritarios en el territorio del centro de Bogotá entre ellos, los que promuevan el desarrollo urbano y la correcta utilización del espacio público”.

La que será extinguida, Fundación Gilberto Alzate, creada mediante el Acuerdo Distrital 12 de 1970, entregaría sus funciones de integración, coordinación y financiación de programas dirigidos al término y desarrollo de la cultura, al Instituto de las Artes (Idartes) y al nuevo Instituto Para del Desarrollo del Centro.

De otra parte, el proyecto plantea la figura de “transformación” y lo que se hace en realidad es liquidar la Fundación Gilberto Alzate y crear una nueva entidad con carácter de instituto. De la anunciada transformación, no se mantiene ni el nombre, y sus  funciones que son competencia del Sector Cultura Recreación y Deporte, pasan a una nueva entidad adscrita al Sector Gobierno que nada tiene que ver con los objetivos de la nueva institución a crear.

Nieves Herrera, expresó que se debe mantener la Fundación Alzate Avendaño, y darle más fuerza y dientes al Instituto Distrital de Patrimonio Cultural para que ejerza las funciones mediante la implementación del Plan de Revitalización del Centro Histórico y tradicional, cumpliendo de esta manera los objetivos de desarrollo y conservación del centro de la ciudad.

Con la creación del nuevo IDDC quedan tres entidades dedicadas al desarrollo de la ciudad y las tres tienen injerencia en el centro: IDU, ERU e IDDC. ¿Cuál de estas entidades tendría entonces la competencia para ejecutar proyectos de desarrollo urbano en el centro de la ciudad?, se preguntó el cabildante. Así las cosas, ¿tres entidades haciendo lo mismo? Contrario a lo establecido en el Plan de Desarrollo que consignó la creación no de una nueva institución, sino de una Gerencia Centro que dinamice y articule el trabajo de dichas entidades.

Finalmente, es de resaltar que con la creación de Instituto para el centro de la ciudad, se le quitan funciones y autonomía a las alcaldías locales y Juntas Administradoras Locales (JAL) de Santafé, La Candelaria, y Mártires, las cuales ya no ejercerán su funciones administrativas en cuanto a obras para el centro, sino que estarán bajo la dirección y las decisiones que se tomen desde la nueva entidad dirigida desde la Alcaldía Mayor. Programas educativos, de salud y de ambiente, mejoramiento y adecuación del espacio público y vías, entre otros, serán obras contratadas y ejecutadas por la nueva entidad y no por los Fondos de Desarrollo Local de estas tres localidades”, puntualizó Nieves Herrera.