El rumbo estratégico del Polo Social

1277

La tendencia Polo Social al Polo Democrático Alternativo (PDA), en su encuentro nacional de delegados celebrado en la ciudad de Bogotá, durante los días 8 y 9 de octubre de 2016, reafirmando el rumbo expresado en el Ideario de Unidad y en los estatutos de esta colectividad de izquierda, que señalan su ineluctable vocación de poder y el espíritu pluralista, y con el propósito de estructurar, organizar y definir el quehacer democrático de este sector político, aprobó por unanimidad la siguiente declaración política:

El domingo 2 de octubre de 2016, los colombianos asistimos a una cita histórica con la democracia al participar en el Plebiscito para refrendar el “Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera”; que arrojó un resultado desfavorable, el cual aceptamos como demócratas, a pesar del estrecho margen de votación que obtuvo el “NO” y de las manipulaciones reconocidas por el gerente de esa campaña, Juan Carlos Vélez.

Continuamos empuñando bien en alto la bandera de la paz y defendiendo los acuerdos suscritos entre el Gobierno y las FARC; aplaudimos los diálogos con el ELN; celebramos el otorgamiento del Premio Nobel de la Paz al Presidente de la República, según lo señala el Comité Noruego que otorga el premio, «Por sus decididos esfuerzos para llevar a su fin más de 50 años de guerra civil en el país», que «ha costado la vida de por lo menos 220.000 colombianos y desplazado a cerca de seis millones de personas».

¡ACUERDO YA!

Saludamos la majestuosa movilización social nacional “Paz a la Calle” liderada por los jóvenes y por varias organizaciones sociales, alrededor de la consigna ¡ACUERDO YA!, que acogemos con entusiasmo al igual que lo vienen haciendo amplios sectores democráticos y alternativos del país.

Defendemos en forma decidida los acuerdos de la Habana y discrepamos radicalmente de las posiciones oscurantistas, encabezadas por Álvaro Uribe, quién utilizando “la estrategia del camaleón” se desgañita gritando “Paz sin impunidad”, a sabiendas de que lo acordado es una Justicia Transicional, respaldada por el Derecho Internacional y la jurisprudencia de la Corte Constitucional. Es claro que no hay tal agenda de terrorismo, más bien ocurre lo contrario; las FARC  dejan las armas y las cambian por el ejercicio de la palabra, la acción política y se acogen a la institucionalidad vigente, si bien con expresa intención de buscar transformaciones por la vía de la democracia.

Por su lado, las propuestas de Uribe apuntan a evitar la ampliación de la democracia, a impedir la restitución de tierras mal adquiridas y a no responder ante la Comisión de La Verdad para que algunos militares, empresarios y el propio Uribe se exoneren por sus acciones u omisiones ocurridas cuando ejercían funciones públicas, ni mucho menos se sepa quiénes han estado detrás de todas las masacres y actos criminales de los escuadrones paramilitares de la muerte.

A diferencia del senador Jorge Robledo, afirmamos que el proceso de paz, no es un tema de Uribe versus Santos, sino de interés estratégico para todo el país. En esa vía, la desafortunada Declaración de un sector del Comité Ejecutivo Nacional del PDA no nos compromete porque no fue consultada y porque al igual que la posición pública de un sector del partido, nos coloca a la cola del uribismo, al pedir la renegociación de los acuerdos de La Habana y al solicitar sumisos que lo hagan las élites del “NO”.

En virtud de lo anterior, y teniendo en cuenta las acciones golpistas de las fuerzas retardatarias en algunos países de América Latina, que intentan reagruparse en Colombia y, dadas las dificultades de orden interno del Polo Democrático Alternativo, consideramos necesario fortalecer nuestra tendencia, para afrontar las tareas del V Congreso del Partido, las elecciones de 2018, y la formulación de una estrategia, que posibilite la consolidación de nuestro proyecto político dentro de la perspectiva de un gobierno que garantice la consolidación de la paz.

EL CONGRESO DEL PDA

Ratificamos la exigencia de quienes nos representan en el Comité Ejecutivo Nacional en el sentido de que la convocatoria al Congreso del Partido, ya sea ordinario o extraordinario, debe hacerse previo una discusión con todas las tendencias de la colectividad evitando imposiciones unilaterales que se vienen promoviendo y que no obedecen al carácter democrático y pluralista del PDA. En efecto, mientras nos encontrábamos en la campaña por el Sí, los colegas del MOIR se dedicaron a recoger firmas denominadas “votos” entre los miembros de la Junta Directiva Nacional, para convocar un Congreso Extraordinario para imponer, antes de que haya claridad sobre la situación política nacional, el candidato del Partido. Hacemos un llamado a quienes vienen imponiendo unilateralmente sus posiciones de grupo a que reconduzcan su accionar por el camino del diálogo, el respeto y la deliberación democrática para evitar la convocatoria de un Congreso de ruptura en lugar de los tradicionales congresos democráticos de Unidad.

ELECCIONES 2018

Consideramos fundamental el diseño de una estrategia encaminada a consolidar nuestra vocación de poder y asegurar la correcta implementación de los Acuerdos de La Habana con los ajustes que llegaren a concertarse. En tal sentido, planteamos:

La necesidad de promover un gobierno de coalición, desde una convergencia democrática, teniendo en cuenta las alianzas alcanzadas durante la campaña por el Sí a la refrendación de los

Acuerdos y las que se vienen generando de manera espontánea en la movilización de su defensa con posterioridad al plebiscito.

Para esto, desde ya les decimos:

– Sí a una coalición democrática basada en una amplia convergencia democrática
– Sí a una lista al Congreso que represente a los sectores democráticos y alternativos comprometidos con la construcción de una paz estable y duradera.
– Sí al millón de mujeres por la Paz.
– Sí a los jóvenes y a las plataformas de “Paz a la Calle”.
– Sí al éxito de las conversaciones a iniciarse con el ELN.
– Sí al consenso de la consigna Acuerdo Ya, en Cabildos Ciudadanos para los ajustes a los Acuerdos de La Habana que posibiliten avanzar en su implementación.

OBJETIVOS

Con el fin de lograr lo previamente expuesto, acordamos lo siguiente:

1.    Objetivos:

Fortalecer nuestra tendencia al interior del Partido mediante su organización democrática.

–    Asegurar la presencia en la Dirección del Polo Democrático Alternativo de los sectores que defienden la Paz y la Convergencia, para dinamizarlo, superar el estado de postración que lo aqueja y convertirlo en una fuerza eficaz en pro de alcanzar en coalición mayoritaria la Presidencia de la República en 2018 con un programa para consolidar la paz y la justicia social en Colombia.
–    Impulsar una candidatura única de las fuerzas alternativas a la Presidencia de la República
–    Lograr una representación significativa en el Congreso de la República comprometida con el cumplimiento de los Acuerdos para la construcción de una Paz estable y duradera.

2.    Acciones:

Impulsar el acercamiento a diversos sectores sociales, políticos, poblacionales, sindicales, afros, ROM, LGBTI, culturales, sectoriales, étnicos, territoriales, gremiales, de nuevas ciudadanías, de género, de empresarios, sectores de economía solidaria, comunitarios, juveniles, animalistas, maestros, estudiantes, intelectuales, entre otros y construir con ellos las políticas públicas pertinentes para solucionar sus problemáticas y reivindicar sus conquistas sociales e intereses.

Promover una amplia convergencia que permita un gobierno de coalición a través de alianzas que susciten las grandes transformaciones, de cara a la construcción de una paz estable y duradera.

Elaborar una estrategia comunicativa para construir nuevos mensajes con contenidos adecuados que nos permitan conectarnos de forma eficaz con la ciudadanía, para articularnos a las actuales tendencias, echando mano de las herramientas de la tecnología de la información y las telecomunicaciones.

Elaborar una estrategia de participación ciudadana que incluya: asambleas y cabildos ciudadanos de diálogo social por la paz, formación política, movilización social, cultura de paz, cultura democrática, empoderamiento e incidencia en los espacios de decisión y control social.

Elaborar una estrategia jurídico-política para avanzar en las reglamentaciones, cambios normativos y desarrollos legislativos, en el marco de la defensa del Acuerdo de Paz y la coyuntura del posacuerdo, así como para la construcción de un nuevo pacto social que permita romper la desigualdad social, la inequidad económica y la exclusión política.

Conformar una coordinación nacional de Polo Joven Social con capítulos regionales.

Consolidar la propuesta de un millón de mujeres por la Paz.

Elaborar una estrategia de articulación interna dentro del PDA y externa con otros partidos y movimientos políticos afines, que posibilite ampliar las alianzas para el crecimiento de la tendencia del Polo Social.

Proyectar un mensaje internacionalista que nos permita la integración con otras tendencias latinoamericanas y globales.

Finalmente, reafirmamos nuestro compromiso con el Ideario de Unidad y el cumplimiento de los estatutos, dentro de un espíritu de  fraternidad y del ejercicio de buenas prácticas políticas, enfatizando lo estipulado en el artículo 2º. Que establece:

Definición. El Polo Democrático Alternativo es un Partido de Izquierda democrática, civilista, pluralista, multicultural y pluriétnico, comprometido con la defensa de la vida, de su territorio, la biodiversidad, la soberanía nacional, la unidad latinoamericana y del Caribe, la paz, la democracia política, económica y cultural, y el bienestar de los colombianos.”

La Paz nuestra pasa por el sendero en el que  se forjan nuestros acuerdos.  Somos Colombia, somos ¡SÍ A LA PAZ! , somos POLO SOCIAL-