En Junta Nacional del Polo se impuso la razón y ahora el imperativo es convocar una gran convergencia de la izquierda: Olmedo López

1444

“Ganó la democracia porque se impuso la razón”, fue la reacción del coordinador nacional de la tendencia Polo Social, Olmedo López Martínez, tras las deliberaciones de la Junta Nacional del Polo Democrático Alternativo entre el 10 y 11 de diciembre, en las que el sector del Moir que lidera el senador Jorge Enrique Robledo y su coequipero, Jaime Dussán, no lograron imponer la convocatoria de un congreso extraordinario de la colectividad para precipitar la estrategia política a seguir en 2018.

López Martínez destacó que las tendencias Polo Social, Vamos por los Derechos y Fuerza Común que integran el bloque Polo Paz, defendieron la participación de los sectores poblacionales, discapacitados y LGBT en la Junta Nacional de la colectividad amarilla ante el atropello que quiso cometer el Moir de negarles su participación, habida cuenta que sus representantes no votaban con este sector que lidera el senador Robledo.

El coordinador de Polo Social dijo, además, que este es un precedente para que se garantice la participación de estos sectores y de esta manera se respete la democracia interna que consagra los estatutos del partido.

Aunque el bloque Polo Paz se vio obligado a retirarse de la Junta Nacional del Polo por falta de garantías y por los abusos en la conducción de la misma por parte del Moir, López Martínez señaló que sin embargo es un hecho positivo el que no se haya logrado convocar el congreso extraordinario en enero de 2016 que tenía como único propósito de precipitar la proclamación de una candidatura presidencial del Robledo, que solo cuenta con el respaldo minoritario de su sector.

Ahora, el Polo Democrático, dijo el dirigente antioqueño, tendrá que convocar su V Congreso Nacional de manera ordinaria y estatutaria sin las presiones politiqueras de Robledo y su sector, el Moir.

Puntualizó que en lo que respecta a Polo Paz, su tarea inmediata será la de prepararse para generar las condiciones que permitan concretar una amplia convergencia de los sectores democráticos y de izquierda del país para presentarle una propuesta a la sociedad colombiana, entre cuyos sustentos está el respaldo a la implementación de los acuerdos de paz y las negociaciones en Quito con el ELN.