Exministro Diego Palacio admite que hubo cohecho en reelección presidencial de Álvaro Uribe

726

El Espectador

Diego Palacio Betancourt, exministro de Protección Social del gobierno de Álvaro Uribe solicitó acogerse a la Justicia Especial para la Paz (JEP) para obtener beneficios. Así lo anunció el secretario de la JEP, Néstor Raúl Correa.

Era la ficha que faltaba. La justicia colombiana había condenado a la excongresista Yidis Medina por el delito de cohecho al vender su voto para que fuera aprobada en Comisión Primera de Cámara la reelección del expresidente Álvaro Uribe. Este habría sido comprado con el nombramiento de un gerente para una Empresa Social del Estado, en Barrancabermeja, que había sido entregado por el ministro de Protección Social de este gobierno, Diego Palacio Betancourt.

El alto funcionario del gobierno Uribe lo había negado en varias ocasiones, pero la Corte Suprema de Justicia en diciembre de 2015 lo condenó. En esa situación, pedía que le dieran una segunda instancia de defensa, seguía asegurando que era inocente y hasta amenazaba con ir ante tribunales internacionales por lo que consideró una persecución política.

Pero la clave estuvo en la Justicia Especial para la Paz (JEP). Diego Palacio solicitó acogerse a este tribunal de justicia transicional, aunque hasta hace poco decía que no tenía nada nuevo que contar a las autoridades, pero al parecer no era así. El secretario ejecutivo de la JEP, Néstor Raúl Correa, confirmó que a su oficina llegó una solicitud del exministro para acogerse a la justicia transicional.

Lo importante es la contundencia de lo que plantea el exministro Palacio. Sería el primer funcionario del gobierno Uribe que acepta que sobornó a Yidis Medina para recibir su voto. El argumento que esgrime en la carta por medio de la cual se postuló a la JEP se resume en que por esos tiempos (año 2005) se libraba una dura batalla contra la guerrilla y que era necesario, por el bien del país, darle continuidad a la seguridad democrática.

«No podemos convertirnos desde el día 1 en un semáforo en rojo (…) La idea es que todo el mundo pueda acogerse a la Jurisdicción Especial para la Paz» (JEP). De esta manera, el secretario ejecutivo de la JEP confirmó que a su oficina acogió la solicitud del exministro Diego Palacio.

En un evento organizado por la OIM en el norte de Bogotá, con presencia de funcionarios como el viceministro de Justicia Carlos Medina, Correa acaba de confirmar que un juez de ejecución de penas será quien examine la petición del exministro Diego Palacio de acogerse a la JEP.

Correa expresó: «A nosotros nos corresponde establecer si hay nexo directo o indirecto con el conflicto pero no abrimos un proceso judicial. Le corresponde a los jueces de ejecución de penas decidir si el solicitante puede o no recibir la libertad transitoria; luego los magistrados de la JEP deciden si el caso tiene o no relación con el conflicto».

«Fue un tema difícil», señaló Correa. «Lo estudiamos con calma». El exministro Palacio, recordó el secretario ejecutivo (e) de la JEP, pidió acogerse a la justicia para la paz argumentando que él cometió el delito en cuestión (sobornar a la entonces representante Yidis Medina a cambio de su voto para cambiar la Constitución y permitir la reelección de Álvaro Uribe) porque, para mantener la intensidad de los combates contra la guerrilla, se necesitaba la continuidad del gobierno Uribe.