Gobierno y Farc reconocerán a las víctimas en Montes de María

594

Semana.com

El domingo 25 de septiembre, en la víspera de la firma del Acuerdo Final, el presidente Juan Manuel Santos, los negociadores del Gobierno y los de la guerrilla estarán en una de las regiones más golpeadas por el conflicto.

Los Montes de María ha sido, de lejos, una de las regiones que más ha sufrido durante los más de 50 años de guerra en Colombia. Allí, tanto las balas de la guerrilla como las de los paramilitares causaron los muertos, y probablemente sea uno de los territorios donde los excombatientes tendrán que ver cara a cara a sus víctimas.

La tragedia de los Montes de María se remonta a los años 80. El conflicto dejó en esa zona entre Sucre y Bolívar por lo menos 80.000 muertos, miles de desplazados y campesinos arruinados.

En aquellos años los campesinos peleaban por la tierra que trabajaban, pero los narcotraficantes compraron fincas y trajeron los métodos más sanguinarios para imponer su ley. Por si fuera poco, las fuerzas estatales confundieron la lucha contra guerrilla con la persecución a líderes sociales, mientras que la guerrilla secuestró, extorsionó, bombardeó, sembró odio y miseria en lugar de la revolución que pregonaba.

En los años 90 se empezaron a conformar grupos de matones que dieron pie a las estructuras paramilitares. De esa zona es uno de los jefes más sanguinarios de los que se tenga noticia, Rodrigo Mercado Peluffo, alias ‘Cadena’. Un total de 56 masacres se registraron en los Montes de María, casi 4.000 asesinatos políticos, 200.000 desplazados y campos desolados que provocaron tugurios en las ciudades.

A tres horas de Cartagena por carretera, en los Montes de María se reunirá el presidente Juan Manuel Santos con el jefe de las Farc, Timoleón Jiménez, así como los negociadores del gobierno y la guerrilla. Será 24 horas antes de la firma formal del acuerdo final, que se hará muy cerca del Centro Histórico de la ciudad heroica. Se trata de uno de los tantos actos de reparación y reconocimiento a las víctimas.