Grupo de Puebla lamenta salida de Ecuador de la UNASUR

61

El Grupo de Puebla lamenta que la Asamblea Nacional del Ecuador, por iniciativa del gobierno del presidente Lenín Moreno, haya optado por denunciar el tratado constitutivo de la UNASUR. El Ecuador, que tanto se destacó en los últimos años por su vocación integracionista, se vuelve paradójicamente el primer – y hasta ahora único – Estado de los 12 países miembros de este joven, pero histórico mecanismo de integración en poner un término a su membresía de la unión.

La decisión de 79 legisladores ecuatorianos es aún más llamativa y decepcionante si tomamos en cuenta el papel específico del Ecuador y de su capital, Quito, como sede de la Secretaría General de la UNASUR, el órgano ejecutivo más importante de la unión. Esta decisión desafortunada no es solo un golpe a la integración, sino además un importante revés para el Ecuador y su proyecto de inserción estratégica en nuestra región.

Desde su nacimiento en el 2008, UNASUR ha sido siempre un mecanismo de integración regional abierto a cada uno de los 12 países del continente suramericano. Contrariamente al mensaje diseminado agresivamente por varios actores políticos y mediáticos en varios países de la unión en los últimos meses y años, la UNASUR no ha buscado teñirse de contenido excesivamente ideológico. La organización siempre agrupó a gobiernos de toda tendencia política y siempre desplegó absoluto respeto por las legítimas diferencias políticas en su seno.

La deplorable terminación de la membresía ecuatoriana de la UNASUR por parte de la Asamblea Nacional del Ecuador debe servirnos a todos para recordar que las razones fundamentales para la existencia de la Unión siguen hoy más vigentes que nunca. Divididos, los países de América del Sur no tendrán la capacidad de enfrentar los retos del siglo 21 con la acción colectiva necesaria, ni podrán generar las economías de escala que nuestros países tanto necesitan. De igual manera, resulta imprescindible que América del Sur y América Latina entiendan que una política exterior que se basa exclusivamente en el bilateralismo con las potencias solo aumenta nuestra debilidad y vulnerabilidad.

Reducir las asimetrías mundiales significa unirnos, no fragmentarnos. Confiamos que el pueblo ecuatoriano sabrá volver a la senda integracionista que sus próceres siempre anhelaron y que el Ecuador volverá a ser una inspiración en la lucha para la unión de los pueblos.

Latinoamérica, 23 de septiembre de 2019

Celso Amorim

Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano

Karol Aída Cariola Oliva

Rafael Correa

Luiz Inácio Lula da Silva

Julián Andrés Domínguez

Marco Enríquez-Ominami

Leonel Fernández

Fernando Haddad

Miguel Barbosa Huerta

José Miguel Insulza Salinas

Camilo Lagos

Guillaume Long

Clara Eugenia López Obregón

Fernando Lugo

Esperanza Martínez

Daniel Carlos Martínez Villamil

Aloizio Mercadante Oliva

Alejandro Navarro Brain

Carlos Octavio Ominami Pascual

Yeidckol Polevnsky Gurwitz

Gabriela Alejandra Rivadeneira Burbano

José Luis Rodríguez Zapatero

Dilma Rousseff

Ernesto Samper Pizano

Carol Proner

Felipe Carlos Solá

Carlos Sotelo García

Jorge Enrique Taiana

Carlos Alfonso Tomada