“Hay que reforzar voluntades en función de la paz de Colombia”: diputada chilena Camila Vallejo

818

El Siglo

“Es difícil estimar una única razón por la cual ganó el No”, dijo la dirigente política.

La diputada chilena Camila Vallejo, quien participó como observadora de la jornada electoral realizada en Colombia el pasado 2 de octubre, detalló algunas de las conclusiones que dejó la votación del plebiscito por la paz en este país, que buscaba refrendar el acuerdo de paz definitivo firmado por el gobierno de Juan Manuel Santos y la insurgencia de las Farc.

La parlamentaria que observó el proceso de los escrutinios, lamentó el resultado, pero recalcó la importancia que significa que ambas partes negociadores persistan “en la voluntad de querer la paz para Colombia”. Sostuvo que es complejo determinar una causa por la cual no se aprobó el acuerdo, ya que “hay muchos intereses de por medio”, pero no descartó que pueda ser efecto del poco tiempo que hubo para dar a conocer el tratado en su totalidad.

¿Qué significa para Latinoamérica que haya ganado el No?

Latinoamérica que estaba expectante de este referéndum, hoy ve con preocupación y tristeza el resultado, sin embargo se valora el proceso democrático de consulta, el pueblo colombiano se ha expresado en un resultado polarizado.

Pero destaco, tanto del Presidente (Juan Manuel) Santos como de las Farc, la voluntad de querer la paz para Colombia, incluso el líder guerrillero hablo de seguir construyendo un proceso con la palabra y no con la armas, por lo tanto esperamos que después de este difícil momento se refuercen las voluntades en función de la paz y poder construir una salida con todas las fuerzas políticas y entregar la tranquilidad al pueblo colombiano que tanto lo necesita.

¿Por qué ganó el No, se apunta directamente a la campaña de desinformación de la ultraderecha?

Es difícil estimar una única razón por la cual ganó el No, ya que por un lado había dudas sobre el proceso de justicia, porque hubo una campaña de desinformación argumentada con la idea de que habían crímenes que quedarían impunes, por otro lado había un mito construido en relación a la participación política que tendría las Farc, que se supone llevaría a Colombia a una suerte de segunda Venezuela, con todos los prejuicios y mitos que han rodeado al pueblo venezolano. Por otro lado pesó mucho el voto de las principales ciudades en relación a lo que fue el voto de la periferia, las localidades más afectadas por la guerra.

Pero creo, también, que fue causa de una campaña muy corta, frente a un conflicto que lleva 52 años, entonces se debió hacer un proceso de información mucho más riguroso, porque vemos que hay todo tipo de intereses, no olvidemos que el 46 por ciento la propiedad de la tierra está en manos del 0,3 por ciento de la población, hay una gran concentración y un gran interés por esos territorios en conflicto, ya que hay muchos terrenos sin dominio con los más de seis millones de desplazamientos producto de lo mismo.

¿Fue anticipado concitar a un plebiscito cuando había tanta desinformación en la gente?

Ahora se está haciendo ese análisis porque primero el referéndum no era obligatorio, pero el gobierno tomó esa definición y se determinó como vinculante por el carácter político más que por términos legales, aunque la Corte Constitucional ha dicho que con el resultado del No, hay que abrir otro proceso de acuerdo, de negociaciones, pero hay que ver cuál será la decisión. De todas maneras, quizás si fue un poco apresurado con una campaña que pecó de optimista, pero formará parte del aprendizaje que tendrá el pueblo de Colombia y de todos los países que han acompañado el proceso de paz, ese apoyo se debe mantener.

Esperamos que el proceso que viene ahora sea breve y que no solo derive en el desarme y en el cese del fuego, que es algo que está comprometido por ambas partes, sino que también se abra un proceso de mayor democratización, hay varios problemas en el campo, en el agro, muchas víctimas que estaban buscado medidas de reparación, planes para mejorar la participación de sectores excluidos. Son varios temas que hay que abordar y esperamos que se desarrolle prontamente.

¿Cómo ves que Chile siga apoyando este proceso de paz?

Todos los pueblos de Latinoamérica, gobiernos, dirigentes y políticos, tenemos que acompañar a Colombia en este proceso, porque no es solamente importante para terminar con las víctimas, que ya alcanzan más de doscientas mil muertes y treinta mil desapariciones, sino que también pensando en el precedente que marcará para los distintos pueblos en la región y también, en Chile que tenemos una Araucanía militarizada hace siglos, y en ello es importante el ejemplo que pueda dar Colombia.