La carta de Uribe al Congreso de Estados Unidos o la indignidad de un cipayo

721

Colombia, en definitiva da para todo y ya no debe sorprender porque la realidad supera con creces la ficción. Es increíble que luego de que el jefe del imperio, el estrambótico magante Donald Trump lanzara un misil y una de sus potentes bombas genocidas sobre Siria y Afganistán, poniendo al mundo nuevamente en tensión, dos expresidentes de la ultraderecha colombiana como el cuestionado Álvaro Uribe Vélez y el estulto Andrés Pastrana Arango hayan terminado respaldando su accionar criminal, haciéndole una visita de “cortesía” el Viernes Santo en una de sus propiedades en la Florida, con el propósito de conspirar contra el proceso de paz de Colombia y el gobierno legítimo de Venezuela.

Si lo anterior fuera poco, Uribe Vélez hizo llegar un mensaje a las autoridades y el Congreso norteamericano con sus acostumbrados infundios según los cuales el gobierno de Juan Manuel Santos va camino del “castrochavismo”.

La indignidad de estos mandatarios, característica de la catadura cipaya de la clase dirigente colombiana, tiene y debe motivar la indignación y el rechazo de los sectores progresistas y alternativos del país. Según se pudo confirmar, el encuentro con el estrafalario presidente estadounidense fue concertado por el senador de la mafiosa ultraderecha norteamericana Marcos Rubio y por Lilián Tintori, esposa del criminal de la oposición venezolana, Leopoldo López, hoy en la cárcel, no obstante que el fascismo latinoamericano con sus máquinas de manipulación informativa lo presentan como “perseguido político” y “héroe”, víctima de la “dictadura chavista”.

La misiva de Uribe a las autoridades de Estados Unidos, despotrica nuevamente del proceso de paz, llamando la atención sobre el incremento de los narcocultivos en Colombia, supuestamente derivado de este proceso, y hablando de la supuesta entrega de Santos a Nicolás Maduro y al “castrochavismo”.

Algunos voceros de sectores alternativos se preguntaron si Uribe y Pastrana ¿estarán fraguando una invasión a Colombia y Venezuela por parte de su “amigo” Trump, ahora que despliega toda su agresividad? Sin duda, con la extrema derecha unida, está en peligro la soberanía de los países y la implementación de los acuerdos de paz en Colombia.

El mensaje de Uribe desplegando su odio y una cantidad de infundios es el siguiente:

A las autoridades y el Congreso de los Estados Unidos de América

De: Álvaro Uribe Vélez, expresidente de Colombia y actual senador

Algunos comentarios, desde mi perspectiva, sobre la situación actual en Colombia y su relación con Maduro en Venezuela:

  1. producción de narcóticos: Las plantaciones de coca se redujeron de 170.000 hectáreas a 42.000 hectáreas, ahora hay 188.000 ha de acuerdo con la estimación más baja. Hay un aumento paralelo en el consumo, la adicción y la criminalidad como la extorsión. Nuestra economía no está en recesión debido a esta plaga de narcotráfico.
  1. La causa de esta tendencia peligrosa: El gobierno ha dejado de fumigación de cultivos ilícitos para complacer al terrorista de las FARC. La erradicación manual se redujo y se mueve hacia delante preferentemente con el consentimiento de las comunidades, es decir, con el consentimiento de las FARC.
  1. Justicia para las FARC: FARC ha diseñado su propia justicia. Los jueces serán designados por las personas permisivas con el terrorismo y similares a la supuesta ideología de las FARC. Cabecillas de las FARC y sus ayudantes se han concedido impunidad y elegibilidad política en el caso de cualquier delito. Crímenes atroces, como el reclutamiento de niños y los abusos en las mujeres, permanecerán en la impunidad. Hay una cierta restricción de la libertad de los cabecillas. Estas sanciones son insuficientes, carecen de encarcelamiento, y son inaplicables porque los culpables podrán disfrutar de la elegibilidad para el Congreso simultánea o cualquier otro puesto político. El narcotráfico se acepta como un crimen conexo política para la financiación de la rebelión, con plena impunidad, la elegibilidad y la no extradición. Simon Trinidad sirve una sentencia en los Estados Unidos a causa de narcotráfico y el secuestro de tres ciudadanos estadounidenses, sin embargo, sus cómplices gozan de impunidad en Colombia.
  1. Sustitución CONSTITUCIONAL: Nuestra Constitución ha sido sustituido por el acuerdo con las FARC. Esta modificación estará en su lugar durante 12 años.
  1. El Gobierno hizo caso omiso del PLEBISCITO VOTO: el NO ganó el plebiscito. El gobierno redujo el umbral legal del 50% al 13% de los votos por el SI. Esta victoria fue independientemente del apoyo internacional a gran escala, la cantidad ilimitada de dinero y la máquina de propaganda. El Gobierno no incluye cambios sustanciales, y, con el apoyo no comprensible por parte de la Corte Constitucional, ratificó el acuerdo a través de una proposición en el Congreso, en clara contradicción con el resultado del plebiscito.
  1. PRESENTE Y FUTURO: En la democracia sofocante, la independencia de las instituciones y las garantías para el sector privado, el Gobierno actual no ha ido tan lejos como Maduro en Venezuela, pero la herencia permitirán que los posibles gobiernos débiles o pro FARC del futuro adoptar el mismo camino. La gente pobre de la desesperación, sin esperanza debido a la falta de inversión privada y afectadas por la violencia, no van a apreciar la diferencia entre nuestro estado de derecho y la tiranía vecina. Colombia necesita cambios profundos, de lo contrario estamos condenados a ser Maduro’s segundo pensamiento.
  1. ESTADO DE DERECHO, militar, la miseria y el sector privado: Colombia ha sido una democracia sólida, no una dictadura en tránsito hacia el Estado de derecho. Nuestro ejército ha sido respetuoso de las instituciones democráticas. Colombia tiene la pobreza y la desigual distribución del ingreso no por el sector privado, pero debido a la falta de muchos más robustos y empresas privadas. El acuerdo con las FARC es una limitación y una amenaza para el sector privado.
  1. Los niños y las armas: Sólo unos pocos niños han regresado a sus familias de los más de 11.000 que fueron secuestrados. Nuestros servicios secretos, hace unos años, estiman en 40.000 el número de armas en manos de las FARC. El presidente de Colombia expresó recientemente que la organización iba a renunciar a 14.000, sin embargo, los miembros FARC’s han anunciado que 7.000 armas de fuego serán descendidos. Nada se ha informado acerca de los misiles y otras armas peligrosas propiedad de las FARC.

No podemos separar el caso de Venezuela de nuestra situación de riesgo. Chávez y Maduro han sido los partidarios del terrorismo en nuestro país. Las dos organizaciones más grandes, FARC y el ELN, han sido protegidos en Venezuela, y con gran presencia en este país, secuestran, extorsionan, amenazar y atacar a sus ciudadanos. Venezuela necesita para eliminar Maduro y su régimen y para adoptar el estado de derecho con un sector privado fuerte para superar la pobreza. Maduro soporta a sí mismo sobre la corrupción, el narcotráfico, los militares, aviones de guerra, los civiles con armas proporcionadas por el régimen (Colectivos), y la represión. Se aplican la versión cubana del diálogo como una manera de ampliar la represión.

Con todo el respeto,

Álvaro Uribe Vélez

16 de abril de 2017