La corrupción congénita del Hospital Universitario del Valle

1921

Por Alejandro Ocampo Giraldo

El Hospital Universitario del Valle (HUV) nació enfermo, su construcción se demoró 20 años,  en  60 años de vida, ha estado a punto de fallecer varias veces debido a una penosa corrupción con la cual nació; que seguramente fue contraída por su estrecha  relación con la clase política Vallecaucana.

A partir del  2008  la enfermedad se agravo,  hasta  la resolución DG3761 del 2007 el hospital licitaba medicamentos con varios laboratorios directamente y compraba al mejor precio. En la era Abadía&Martínez  el hospital se dedicó a contratar a dedo, con intermediarios y distribuidores los cuales le vendían al hospital mucho más caro pero que eran referenciados por amigos; esa fue la tarea de la gerente Lucero Urriago. Contrataron a LM Instruments y las sondas que costaban  $600 pasaron a valer $3.000; las mantas térmicas que antes valían $39.000, ahora valían $90.000. El HUV generaba  $600 millones por el servicio de un angiografo viejo que  jubilaron en buen estado, para comprar uno de 2.000 millones que tuvieron guardado por varios años. Hicieron una “alianza estratégica” y el Hospital paso de ganar 600 millones mensuales, a deber más de 1000 millones a un nuevo socio.

En el año 2012 llego el oncólogo Rubiano y la corrupción hizo metástasis. Entre los años 2013 – 2014 trajo  “los costeños” un grupo que tenía varias empresas a quienes les dio los contratos  C13-176, C13-177, C13-178 y C179. 1000 ampollas de tetanol por valor superior a 120 millones de pesos se dañaron, los costeños terminaron debiéndole al HUV 60 millones de pesos y con una denuncia en la fiscalía con fecha 05/12/2013 y radicado 20145000017401 interpuesta por un trabajador del hospital, por vender medicamentos de contrabando y en mal estado. Rubiano no increpo a los “costeños” regaño y persiguió aquel valiente trabajador por haber denunciado sus nuevos amigos.

Rubiano compró mediante contrato C14-189 postes a $2.900.000, cuando los mismos   se cotizaron a $ 600.000 y  $ 580.000. Adquirió 9 reflectores de 100 Watts SICOLUZ por $11.587.500. Esos mismos en SIMON COLOMBIA costaban $5.922.000, un sobre costo de  $ 6.000.000. En ese contrato el HUV pago 78 millones por elementos que en el mercado costaban 20 millones.

Compró  un Televisor Samsung de 60” y un blu ray por valor de 16 Millones, cuando juntos no excedían los 5 millones. Contrato C13-108

En solo el 2015 VALLEpharma presenta sobre costos por $25.000 millones, cuyo dueño es el mismo de LLANOpharma en  Villavicencio, a quien la súper salud si fue capaz de liquidarle el contrato en 3 meses, aquí van a cumplir 3 años.

En este año, solo comparando las facturas de febrero y de agosto de medicamentos hay sobre costos por 300 millones de pesos.

La  gobernación, las EPS y la Alcaldía de Cali le deben al hospital alrededor de $290.000 millones, y el hospital debe $240.000  millones, si estos 3 le pagan le sobran $50.000 millones, fuera de que lo se han robado en tantos contratos.

Los médicos, enfermeras, cocineros y demás trabajadores no se robaron, ni quebraron el hospital. Despedir 500 personas es un crimen que necesitan cometer para adueñarse de los negocios del HUV; porque el HUV es un gran negocio.