La espuria precandidatura de Robledo

636

Por Pedro Juan Orozco Meza

Mediante una burda maniobra, propia de los más vulgares manzanillos de nuestra historia política, la burocracia que hoy controla el Polo Democrático Alternativo (PDA) ha emitido un comunicado de prensa diciendo que “una vez transcurridos los términos fijados en la proposición del Comité Ejecutivo Nacional de fecha 16 de enero del año en curso sobre inscripción de aspirantes a  la candidatura a la presidencia de la República por el PDA, únicamente se inscribió de manera personal y directa el senador Jorge Enrique Robledo Castillo”.

¡Vaya, vaya! ¿Acaso no es eso lo que buscaba el susodicho Senador?; el de procurar a toda costa su escogencia a hurtadillas, haciéndole el quite a la consulta popular que establecen los estatutos del Polo para no tener que confrontarse con otros aspirantes.

El mismo senador que habla y habla contra la corrupción, incurre en ella misma, tal como se advierte en una de las tantas definiciones en la que se señala: “La corrupción política se refiere al mal uso del poder público para conseguir una ventaja ilegítima, generalmente de forma secreta y privada. El término opuesto a corrupción política es transparencia”.

Pues el senador Robledo (con la complicidad de algunos directivos) utiliza el método predilecto de los corruptos; esto es, adjudicar a dedo para brincarse los procesos licitatorios o, lo que es lo mismo, hacer procesos de contratación para que solo se presente un proponente. En tiempos de Uribe, era costumbre ir eliminando los candidatos a Gobernaciones y Alcaldías, para que quedara uno solo en la contienda. No sobra decir, que la eliminación de los contradictores, muchas veces se hacía físicamente.

Para darle apariencia de legalidad al atropello,  quienes fungen como directivos del Polo, expidieron una especie de bodrio con el nombre de “PROPOSICION No. 1”, habida cuenta que no se atrevieron a denominarla como Resolución, a pesar de estar redactada en este formato. ¿Por qué no expiden una resolución con todas las características que amerita un hecho de tanta trascendencia? ¿Acaso lo hacen para no cumplir con las formalidades de notificación o publicación y, tratar de evitar así la posibilidad de interponer recursos? ¿Acaso Carlos Gaviria se hubiera prestado para semejante pantomima?

Como dice el refrán: dime de qué presumes y te diré de qué careces. Si esto es de lo que se ufana Robledo, podemos concluir que es un ave de corto vuelo. Si no es capaz de medírsele a una consulta interna dentro del Polo, mucho menos lo hará con otras fuerzas; así que su candidatura, solo tendrá un resultado real: dividir al Polo y a la Izquierda y, con ello, facilitarle el camino a la extrema derecha. Por algo, el Héroe de Invercolsa, Fernando Londoño, dijo que la candidatura de Robledo sí era una candidatura seria.

La precandidatura de Robledo no pasará de allí, bien sabemos que las mayorías populares del Polo están con el Polo Social, al que pertenecen varios líderes de prestancia nacional, con Clara López a la cabeza; pero, además, sus maniobras burdas y carentes de todo principio, no tienen piso legal, por lo que no llegarán muy lejos. Como dice el refrán, primero cae un tramposo que un cojo.

Además de las maniobras que acompañan a la afanosa pretensión de Robledo, su candidatura tiene una catadura abiertamente de derecha, habida cuenta que se opone a la paz, lo cual unas veces lo hace en forma disimulada y otras, de manera abierta.

Por eso el Polo debe mantener su rumbo que tiene tres pilares, ser democrático, ser alternativo y mantener en alto la bandera de la paz.