La granja uribista en redes

Tanto que criticaban y se burlaban de “la bodega de Petro” y ahora tienen una más organizada. La manipulación se aviva

206

Por Carlos D.Arteaga

Están siendo bien asesorados, las redes no eran su fuerte, ahora sí. Caras jóvenes para llegarles a ellos: Natalia Bedoya, la chica de siliconado encanto, y otras de juvenil estampa. Pasquines difamatorios: El Nodo, El Expediente (de Rugeles), Los Irreverentes (de Yamhure) y otros. Hasta a Matador le copiaron su estilo y le tuercen el mensaje en favor del uribismo: como él ha posicionado su crítica en un alto porcentaje de la sociedad y sus trazos son inconfundibles e impactan en la gente, ahí, ellos, facilito y descaradamente, se lo robaron. Una denuncia por derechos de autor no caería mal. También le robaron el estilo a La Pulla y torpe pero maliciosamente lo titulan La Polla. Una chica lo presenta.

Estos medios no son más que amplificadores de fake news o noticias falsas, tergiversadas, todas en favor del uribismo y en contra de los sectores opositores y alternativos del país. No me atrevería a decir que detrás pareciera estar J.J. Rendón, el “gurú de la desinformación, la manipulación y la propaganda negra política”, pero guardan enormes similitudes con “el trabajo” de este criminal mediático.

Ahora vemos tendencias virtuales todos los días en favor del uribismo, alabando a Duque, a Uribe, a Cabal o a Paloma, apoyando intervenciones militares en países hermanos, atacando a sus contradictores con información falsa o falaz, o convirtiendo en inocente y víctima de persecución a algún “buen muchacho” prófugo o preso por la justicia, etc.

Saben que es una de las formas más efectivas de seguir engañando gente, que por distintas causas no lee ni estudia y simplemente se queda con lo que le dice la televisión, las redes o el WhatsApp. Ya les ha funcionado: en el plebiscito por la paz les hicieron creer que votar por ella era votar para que el “comunismo” llegara a Colombia por medio de Timochenko al convertirse en presidente por decreto, porque Santos lo ordenaba así, ya que era “alias Santiago”, uno de los jefes de las Farc. Lo mismo en la campaña presidencial: que si no votaban por Duque íbamos a ser Venezuela y que nos expropiarían hasta la cama donde dormimos y la cuchara con la que comemos. Ridículo, sí, pero cala en las mentes endebles que creen lo primero que leen y/o se quedan con el titular. Hordas de analfabetas uribistas retuitean reproduciendo la mentira.

Ese es el poder del engaño, que va de la mano de la ignorancia, engendrada por la inactividad mental de los uribistas. Tienen razón ellos en decir que la pereza está “jodiendo” a Colombia: si 10 millones de mentes perezosas estudiaran, no hubieran elegido a su propio verdugo.

La manipulación se aviva —hoy más que antes— con la nueva “bodega uribista”, o mejor dicho, con la nueva granja, porque son ovejas hacinadas en los cercos de su propia pereza e ignorancia y aman al lobo vestido de pastor.

Las dos Orillas.