“La lucha inmediata de Podemos es la regeneración de España para lo cual urge sacar del gobierno a la banda de cuatreros que es el Partido Popular”

715

Por Fernando Arellano Ortiz

Entrevista con el diputado por Alicante, Txema Guijarro García.

Tras la debacle político-electoral del mal denominado Partido Socialista Obrero Español (PSOE) que afronta una profunda crisis de identidad ideológica que lo llevó a facilitar otro periodo del gobierno neofranquista del corrupto Partido Popular (PP) con su impresentable presidente Mariano Rajoy a la cabeza, la alianza Unidos Podemos que lidera Pablo Iglesias, viene dando un debate interno con miras a su congreso nacional previsto para febrero de 2017, del cual se aspira por parte de sus seguidores y simpatizantes, que salga fortalecida como la principal organización de oposición en España.

Podemos tiene con qué. Sus dirigentes se caracterizan por su integridad intelectual y ética y esta novel organización política que irrumpió como consecuencia de las manifestaciones del 15M (el movimiento de los indignados) en 2011 ha sorprendido por su táctica y estrategia no solo en el ámbito electoral sino también en el plano comunicacional.

Txema Guijarro García, economista y sociólogo, actualmente diputado de Podemos por Alicante, afirma que si bien esta formación política ha irrumpido con éxito hasta el punto que desplazó al PSOE como principal partido de oposición, y por lo que muestran las encuestas sigue en proceso de crecimiento, la lucha es ardua porque los objetivos de regenerar a España aún no se han cumplido.

En Quito dialogamos con Gijarro García, quien participó como expositor en el marco de la tercera versión del Encuentro Latinoamericano Progresista que realizó a finales de septiembre de este año el movimiento Alianza País del presidente ecuatoriano Rafael Correa.

Las siguientes fueron sus reflexiones sobre la evolución de la alianza entre Izquierda Unida y Podemos que para las últimas elecciones generales se concretó bajo la denominación de Unidos Podemos.

  • En política no hay que tener razón, sino éxito. ¿En la consecución del éxito político electoral en  qué circunstancias se encuentra en la actual coyuntura Unidos Podemos?
  • Podemos ha dado un paso de gigantes en estos dos últimos años; un partido tan joven como es el nuestro, que haya sido capaz de partir en dos el bipartidismo de la partidocracia que hemos vivido en España, eso ya en sí, constituye un éxito sin precedentes que nos debe animar y hacer ver que no  debemos estar tan confundidos. Seguimos por ese camino, pero también hay una lección bien clara en todo esto y es que los objetivos todavía no han sido cumplidos, como diría el comandante Hugo Chávez, y eso quiere decir que la lucha continúa, que aquí nadie descorcha ningún champagne, y que vamos como hemos venido hasta ahora, dándole y dándole hasta triunfar. Hasta no lograr los objetivos que nos hemos propuesto, hasta no llegar al gobierno, hasta que la gente no te agarre por la calle y te agradezca el cambio que está esperando que vaya a ocurrir, cuando llegue ese momento, entonces descorcharemos ese champagne. Hasta entonces aquí nadie tiene derecho a nada salvo a luchar. Esa es un poco la lección.
  • La España de la transición entre la dictadura franquista y la democracia representativa es la que básicamente ustedes están impugnado. Pero hay otro elemento y es el de la España dentro de la Europa neoliberal, bajo el mando del Parlamento de Bruselas y de la canciller alemana Angela Merkel. ¿Es posible enfrentar toda esa estructura de poder neoliberal europeo?
  • Ese proyecto ha fracasado a todas luces. Creo que tomó una senda muy peligrosa a partir del año 93 con la aprobación del Tratado de Maastricht (que viabilizó la Unión Europea a partir de una visión neoliberal), pero está claro al día de hoy que el proyecto europeo está en solfa, o sea, la crisis humanitaria que hemos vivido en nuestras fronteras y la falta de capacidad que ha tenido Europa para afrontarla. Ese es un gran elemento para diagnosticar porque el modelo entero ahora mismo está en quiebra; hay una fuerza centrífuga que opera en Europa y que hace que unos países del norte sean cada vez más parecidos a países imperialistas y unos países del sur se van convirtiendo más en colonias de los del norte. Esto evidentemente rompe el proyecto europeo y nos condena a una situación como en el pasado en que Europa tuvo que enfrentar dos guerras mundiales. Mucho cuidado con seguir esa tendencia, porque el fracaso del proyecto en sí, nos coloca en la antesala de un conflicto que podría llegar hacer de  carácter militar. Esto hay que evitarlo a todas luces. Yo sigo creyendo en el proyecto europeo, pero éste tiene que ser sobre todo el proyecto de los derechos humanos, sin eso no hay Europa y no hay futuro.
  • ¿Eso quiere decir adiós al Tratado de Maastricht?
  • Eso quiere decir adiós a Maastricht evidentemente, hay que impugnar el tratado; hay que impugnar el modelo que ha hecho que tengamos un Banco Central muy fuerte, una moneda única pero no una política fiscal unificada, y por lo tanto hay una especie de competencia permanente para ver quién atrae capitales a base de reducir impuestos. Hemos visto un ejemplo ahora muy gráfico con la multa que ha puesto la Unión Europea precisamente a Google, que se había colocado en Irlanda, aprovechando las ventajas fiscales que daba este país. Bueno, por fin una buena noticia que viene de Bruselas, una gran multa a Google que hace ver que el espacio europeo tiene que ser un espacio fiscal único. Por desgracia todavía no lo es, pero si es una llamada de atención, la primera luz en muchos años de oscuridad en Bruselas.
  • ¿Unidos Podemos, va a seguir utilizando la estrategia de guerra de posiciones en sentido gramsciano, tratando de contar con las bases de un partido de derecha causante de la situación social que vive España como el PSOE, bajo el supuesto que es social democracia?
  • Hay un enemigo claro que es el Partido Popular (PP) que no es solo un partido de la derecha, no es solo el partido de los recortes, es el partido de la corrupción y no podemos empezar hablar de regeneración en España hasta que esta banda de cuatreros que es lo que son, acaben fuera de las instituciones, cuando no con sus huesos en la cárcel, eso por un lado. Por otro lado, claro que el debate del Partido Socialista es un poco el debate en el que se mueve ahora mismo España. El PSOE vive una especie de esquizofrenia porque este partido sí tiene una base social popular y sus cientos de miles de militantes se sienten de izquierda. Si  bien quieren un cambio de izquierda, el problema es que tienen una cúpula dentro de ese partido que no responde a esa base, sino que responde a una serie de poderes fácticos. Bueno, lo que nosotros hemos hecho con nuestra estrategia en  estos dos años de existencia de Podemos y creo que se demuestra con la fractura que se ha producido en el PSOE, es empujarles a sus propias contradicciones partidistas. Las bases del Partido Socialista son de izquierda y quieren un gobierno de esencia popular pero sus dirigentes siguen dejándose asesorar e influenciar por las grandes empresas, las grandes multinacionales como Telefónica, como el Banco Santander, entonces tenemos  un partido vinculado  a la oligarquía que es lo que hemos temido en los últimos años.