Mexicanos protestan por ‘gasolinazo’ y costos de luz

611

Por Paula Mónaco Felipe / El Telégrafo, Ecuador

México suma varios días de protestas en contra del aumento en los precios de los combustibles, el ‘gasolinazo’.

La medida decretada por el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto parece que encendió una llama cuyo alcance no puede medirse todavía, pero aumenta de intensidad conforme transcurren las horas, atizada por noticias posteriores como el incremento en las tarifas eléctricas y en el costo del gas LP.

En las primeras horas del domingo, cuando entró en vigor un alza de hasta el 20% en el precio de naftas y diésel, hubo tomas simbólicas de negocios despachadores de combustibles y un par de cortes en la circulación por las carreteras. Un par de días más tarde, las expresiones de repudio aumentaron y se diversificaron a cada instante.

Entre el lunes y martes se registraron bloqueos en varias de las carreteras más importantes del país, como México-Querétaro, México-Toluca, México-Puebla, incluso el Anillo Periférico, la vía rápida más transitada de la capital. También marchas en los estados de Puebla e Hidalgo, tomas simbólicas de gasolineras en varias provincias, actos frente a las secretarías de Hacienda y Economía, y un fuerte reclamo en el norteño Chihuahua, donde miles de campesinos ocuparon vías del tren y caminos, además de impedir el funcionamiento de la central de autobuses.

Las protestas llegaron a más de 20 estados del país. Varias fueron dispersadas por la fuerza pública, se reportaron seis detenidos, publicó el portal Desinformémonos.

Prensa local indica también que un camión cisterna habría sido retenido varias horas y que otro cargado de gasolina fue secuestrado en el Estado de México. El diario La Jornada reporta saqueos durante protestas en esa misma provincia, en los municipios de Atizapán y Naucalpan.

Versiones no confirmadas por fuentes oficiales indican que ciudadanos y organizaciones bloquean al menos 10 terminales de almacenamiento de Petróleos Mexicanos (Pemex) en el norte del país, en estados como Durango, Sinaloa, Baja California y Colima. La empresa estatal no ofreció detalles, solo se limitó a advertir que de continuar las suspensiones el suministro podría verse “gravemente afectado”.

Respecto al desabastecimiento que inició en días previos a la Navidad, Pemex aseguró que está prácticamente resuelto: “el 99,2% del total de gasolineras a nivel nacional cuenta con inventarios suficientes de (nafta) Magna”.

Precio del gas fue liberado

Desde las primeras horas del año 2017, en México, las gasolinas aumentaron entre el 14% y 20%. Pero también subieron las tarifas eléctricas entre el 2,6% y 5%, anunció la Comisión Federal de Electricidad.

En diciembre de 2016 las tarifas del sector industrial aumentaron entre el 2,6% y 3,6% en comparación con noviembre. En el sector comercial, las tarifas registraron incrementos de entre 1,4% y 24% en el mismo período.

Mientras que la tarifa de uso doméstico de alto consumo (DAC) registra un aumento de 1,4% de noviembre a diciembre de 2016, lo que equivale a un impacto de costo en casi 35,5 millones de clientes, es decir, cerca del 99% de los hogares en México, reporta Newsweek en Español.

Además, quedó sin efecto el control estatal que había hace 50 años sobre el precio del gas LP, que fue liberado para que lo fijen empresas privadas, y en estados como Morelos y Puebla ya presenta un incremento promedio de 20%.

Las consecuencias ya son palpables en el bolsillo de los ciudadanos. El precio de la tortilla de maíz, elemental en la dieta mexicana, subió más de 20%: de venderse a 12 pesos pasó a 13, 14 y 15 según el lugar (60 a 75 centavos de dólar). El mismo incremento presenta el costo del pan, informó la Cámara Nacional de la Industria Panificadora.

Las medidas afectan por igual a las familias que al sector comercial, por lo cual algunos empresarios comienzan a criticar públicamente el gasolinazo y realizan reuniones para coordinar la reacción. Una versión difundida por el periódico El Universal, no confirmada aún por fuentes autorizadas, indica que el grupo gasolinero G500 cerraría 1.800 estaciones de servicio por falta de insumos.