México rechaza de manera contundente la invocación del TIAR con respecto a Venezuela

70

REDACCIÓN /

El pasado 11 de septiembre, 12 países aprobaron en el seno del Consejo Permanente de la OEA, la activación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), ante lo cual la Secretaría de Relaciones Exteriores de México reaccionó de manera contundente afirmando que es una medida que atenta contra el derecho internacional

México al igual que Nicaragua, República Dominicana, Cuba y Costa Rica, rechaza una posible intervención militar en Venezuela tras la invocación del TIAR.

Con la activación de este instrumento se abre la puerta a la intervención militar. Dicho tratado es un instrumento jurídico creado en 1947 que recoge el principio de defensa mutua y establece que un ataque armado por parte de cualquier Estado contra otro será considerado como un ataque contra todos y, en consecuencia, los firmantes se comprometen a hacer frente a esa amenaza juntos.

México “condenará cualquier decisión que se tome mediante el uso de la fuerza”, dice un comunicado de la Secretaría de Relaciones Exteriores.

“México expresa su profunda preocupación y rechaza categóricamente la invocación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) aprobada en el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA)”, agrega el comunicado.

“La vocación pacifista de México se opone rotundamente a la posibilidad del uso de la fuerza militar contemplado en el TIAR y por ello el 6 de septiembre del 2002 nuestro país denunció dicho tratado”.

La representante de México ante la OEA, Luz Elena Baños Rivas, expresó que su país se opone a la invocación de dicho tratado ya que “sienta un peligroso precedente para la democracia, el derecho internacional, la búsqueda de la paz, la solución pacífica de controversias y la no intervención en los asuntos de otros Estados”.

“Invocar un tratado que intrínsecamente supone la posibilidad del uso de la fuerza, cuando no existe un ataque armado, es contrario a las reglas de derecho internacional que se refieren al uso de la fuerza”, sostiene además la Cancillería mexicana.

México argumenta que resultaría aún más grave que un eventual uso de la fuerza se pretendiera enmarcar bajo el concepto de legítima defensa, que de ninguna manera puede invocarse como acción preventiva.

De esta manera el gobierno de Andrés Manuel López Obregón reiteró su absoluto respeto a las normas de derecho internacional y su firme convicción para encontrar una solución pacífica, democrática y dialogada a la situación por la que atraviesa la República Bolivariana de Venezuela.