“No se puede permitir que se utilicen parques y áreas de reserva para favorecer negocios inmobiliarios por parte de Peñalosa”: concejal Celio Nieves

532

“La implantación de infraestructura a escala local o barrial debe hacer compatible una buena calidad de vida en los niños, jóvenes y la comunidad escolar en general”, dijo el concejal de Bogotá, Celio Nieves Herrera, en el marco del debate a la administración distrital del alcalde Enrique Peñalosa por la construcción de un colegio en zona verde del barrio Mirandela al norte de la ciudad en la localidad de Suba.

En tal sentido, el cabildante cuestionó los proyectos de la administración de Peñalosa de construir equipamientos comunales y proyectos de vivienda en áreas de preservación ambiental como la Reserva Forestal Thomas Van der Hammen, y dijo que  “no vamos a permitir que se sigan utilizando los parques, las áreas verdes y las áreas de reserva para el favorecimiento de los negocios inmobiliarios”.

Según Nieves Herrera, fue un error de la Administración Distrital proyectar la construcción del colegio Nueva Zelandia que sirve a estudiantes de jardín, transición y primaria del barrio del mismo nombre, en un predio del barrio Mirandela, a más de 1 kilómetro de distancia del lugar de residencia de los menores, donde la comunidad del sector desarrolla sus actividades, sociales, culturales y recreativas.

Muy de acuerdo con la construcción de infraestructuras educativas, pero en este caso, la administración, en beneficio de la comunidad debió realizar reforzamiento estructural y mejoramiento de la actual sede A del Colegio Nueva Zelandia (sede propia) y adquirir predios de su entorno para garantizar un buen proyecto escolar para el sector donde está la mayor cantidad de escolares a atender, con los mismos recursos que se están invirtiendo en Mirandela, precisó Nieves Herrera.

“La implantación de infraestructura a escala local o barrial hace compatible una buena calidad de vida en los niños, niñas, jóvenes y la comunidad escolar en general, con la reducción en los tiempos de desplazamiento desde la casa al colegio. Esto significa mejorar las condiciones económicas, ecológicas, sociales y de seguridad de forma armónica con el lugar de residencia de los niños”, enfatizó el cabildante.

Finalmente, el concejal expresó su rechazo a la negativa del alcalde Peñalosa de escuchar a la comunidad afectada y dijo que la obra se ejecutó por encima de las inquietudes de la comunidad aledaña (barrios Nueva Zelandia y Mirandela), atropellando los derechos a la participación y a la socialización del proyecto (Ley 388 de 1997), por lo que pidió al Gobierno Distrital compensar a la comunidad con una nueva zona verde en el entorno del barrio Mirandela.