Otras consultas populares que tienen en vilo a las trasnacionales que explotan la minería y el petróleo en Colombia

560

Portafolio

Después del ‘No’ que dio Cumaral a la exploración sísmica, estas son las zonas que están en vilo.

Luego de la negativa de los habitantes de Cumaral (Meta), tras la consulta popular en la cual les preguntaban si estaban de acuerdo con las actividades de exploración sísmica, perforación exploratoria y producción de hidrocarburos en su territorio, varias son las zonas del país donde las empresas trasnacionales de estos sectores permanecen en vilo.

Hay 44 municipios del país, donde la continuidad de los proyectos se definiría a través de las urnas, teniendo en cuenta que la Corte Constitucional sentenció que los entes territoriales sí pueden prohibir la minería.

Así lo hizo Cumaral,  donde 7.475 votantes dijeron no a la exploración, mientras que el sí solo tuvo 183 votos. De los municipios que tienen intención de realizar consultas populares, 25 buscan avalar proyectos mineros; 16, proyectos petroleros, y tres, de generación de energía.

Las consultas populares que estarían más próximas son las de Pijao (Quindío), El Paujil (Caquetá) y Marmato (Caldas). En estas tres poblaciones ya hay un proceso de recolección de firmas, lo que indica que la situación sería similar a la ocurrida en febrero pasado en el municipio de Cabrera (Cundinamarca), donde estaba en camino un proyecto  para crear ocho minicentrales sobre 50 kilómetros del río Sumapaz, que pretendía adelantar Emgesa.
A esa negativa en Cundinamarca se sumó la de los habitantes de Cajamarca (Tolima), donde la población dijo no al proyecto minero de La Colosa.

Se revive la fuerte polémica

El veto a la minería por parte de los entes territoriales es una medida que ha despertado una fuerte controversia.

El primer preocupado ha sido el Ministerio de Minas. Germán Arce, ministro de esa cartera,  quien ha alegado que es la Nación y no las regiones el responsable del manejo de los recursos naturales del subsuelo. En consecuencia, una consulta no tendría la capacidad de cambiar la ley.

A su vez, la  Procuraduría General, en el pasado, también había expresado su preocupación, sobre todo porque las consultas populares amenazan con generalizarse.

¿Qué vendrá?

El alegato de los inversionistas en este tipo de proyectos, por la inestabilidad jurídica que reina en el país, llevó al Gobierno a comprometerse con una reglamentación de las consultas previas, para evitar que frenen los proyectos minero-energéticos.

Por lo tanto, está en camino un proyecto de ley que tramitará el Ministerio del Interior, cuyo paso por el Congreso no será fácil, toda vez que hay opiniones diversas y parlamentarios que no pueden, por efectos políticos y electorales, darle la espalda a sus comunidades ante la amenaza medioambiental y social que representa la extracción minero-energética en los territorios.