Secretario de Transparencia de Duque, hoy alcalde (e) de Santa Marta, habría ordenado ‘chuzada’ ilegal

234

/ La Regional

Como si se tratara de uno de las famosos episodios de ‘chuzadas’ del desparecido DAS, el secretario de Transparencia de la Presidencia de la Republica, Andrés Rúgeles, quien en las últimas horas asumió por encargo del Gobierno Nacional como alcalde de Santa Marta, ordenó un presunto allanamiento ilegal o sin orden judicial en las oficinas de las instalaciones de la Alcaldía samaria.

El señalado acto irregular parte de que quien lideró esa diligencia fue el asesor personal del mandatario designado desde Bogotá, Emiro Castro, el cual no cuenta con ningún tipo de nexo contractual con el Distrito y, al parecer, tampoco con Presidencia.

Según versiones oficiales, Castro habría tenido una fuerte diferencia con todos los miembros del gabinete del alcalde electo Rafael Martínez, quien fue elegido por más de 93 mil samarios.

Precisamente, medios de la ciudad informaron que durante el primer consejo de gobierno presidido por Rúgeles, “dicho asesor quiso imponerse ante los secretarios, directores y gerentes de la administración, con cierto tono de soberbia y prepotencia”.

También se conoció que la Secretaría General de la Alcaldía habría ordenado el ingreso de cuatro funcionarios de Hacienda Distrital, a quienes les cerraron las puertas del ente territorial de forma abrupta, medida que también tomaron contra los secretarios, a quienes les solicitaron presentar un balance para este lunes 8, sin embargo, Castro habría violado el acuerdo y se les adelantó sin previa aviso.

Emiro Castro y sus hombres, provenientes de la capital de país, fueron captados por cámaras que registraron como usaban alta tecnología para el posible rastreo y bloque de claves y demás tramites, lo que puso en entredicho las funciones transparentes de Rúgeles.

“Se presume que es una Ufed, un dispositivo que se usa para extraer y examinar evidencia forense digital de dispositivos móviles y equipos de cómputo. Es decir, que es un aparato que burla la seguridad de computadoras y celulares para saber qué información tienen. Es un equipo muy usado en informática forense”, manifestaron las fuentes preliminares.

Ante el delicado hecho, el Ministerio Público ordenó la presencia de un equipo de la Personería Distrital, encabezado por Chadán Rosado.

Rúgeles asumió el máximo cargo administrativo de la capital del Magdalena por decisión del jefe de Estado, Iván Duque, quien no tuvo en cuenta la terna presentada por el movimiento Fuerza Ciudadana, el cual se basó en la Ley de Distritos, que le da facultades constitucionales para solicitar que el mandatario remplazante pertenezca a esta misma organización, que avaló la candidatura de Martínez en 2015, decreto que tiene a media ciudad contra el uribismo y las familias políticas del Magdalena Cotes y Díazgranados, luego que el exalcalde Carlos Caicedo las acusó de orquestar una persecución política en su contra con el objetivo de frenar sus aspiraciones a la Gobernación magdalenense.

Estas mismas prácticas de allanamiento e intercepción sin aparente orden legal fueron frecuentes en el periodo presidencial de Álvaro Uribe. Por tal motivo, de acuerdo con la normatividad sobre delitos informáticos, Rúgeles y su equipo estarían violando la Ley 599 del 2000 del código penal colombiano.

Artículo 269A: Acceso abusivo a un sistema informático. El que, sin autorización o por fuera de lo acordado, acceda en todo o en parte a un sistema informático protegido o no con una medida de seguridad, o se mantenga dentro del mismo en contra de la voluntad de quien tenga el legítimo derecho a excluirlo.

Artículo 269F: Violación de datos personales. El que, sin estar facultado para ello, con provecho propio o de un tercero, obtenga, compile, sustraiga, ofrezca, venda, intercambie, envíe, compre, intercepte, divulgue, modifique o emplee códigos personales, datos personales contenidos en ficheros, archivos, bases de datos o medios semejantes.

Artículo 269H: Circunstancias de agravación punitiva: Las penas imponibles de acuerdo con los artículos descritos en este título, se aumentarán de la mitad a las tres cuartas partes si la conducta se cometiere.